Países modelo en manejo de la Covid tienen bajos niveles de vacunación

    PROTECCIÓN. Los expertos consideran que el mundo tiene que quitarse de la cabeza la idea de “Covid 0”.
    PROTECCIÓN. Los expertos consideran que el mundo tiene que quitarse de la cabeza la idea de “Covid 0”.

    Las naciones más golpeadas por el coronavirus parecen haber reaccionado más rápido a la necesidad de obtener dosis.

    Redacción MADRID

    Países como Nueva Zelanda, Taiwán, Australia o Corea del Sur fueron vistos como modelos a seguir al inicio de la pandemia por Covid-19. Las directrices establecidas por sus respectivos gobiernos mantuvieron el nivel de contagios en niveles bajos y evitaron los cuadros de enfermedad y muerte vistos en otras zonas del planeta.

    Pero ahora, el segundo año de la pandemia ha traído nuevos desafíos. Variantes nuevas y más poderosas del virus han aparecido y generado nuevos brotes difíciles de controlar en algunos de estos países. Además, la necesidad de reabrir las economías para alcanzar la reactivación genera situaciones que no se vivían en 2020.

    A ello se suman las dificultades que afrontan algunos de los países modelo para obtener vacunas, a pesar de contar con los recursos económicos para su compra y logísticos para la distribución de las vacunas.

    Corea del Sur, por ejemplo, registra hasta esta semana un 25,51% de su población a la que se le ha aplicado una primera dosis de las vacunas; el caso de Australia equivale al 20,52%; Nueva Zelanda alcanza el 11,76%; y Taiwan el 4,24%.

    Los indicadores son modestos en relación a otras naciones y regiones del globo, donde el proceso de inmunización ha avanzado de manera más acelerada. Hasta el momento, Estados Unidos y Europa han logrado vacunar a cerca de la mitad de sus poblaciones, e incluso muchos países en América Latina han administrado millones de dosis.

    Esta situación de las naciones modelo significa que, a pesar de haber logrado tener a raya el virus, estos países no han sido tan exitosos a la hora de asegurarse vacunas.

    Aunque es cierto que la adquisición inicial fue difícil en todo el mundo, fueron los países más afectados por la pandemia los que rápidamente lograron poner en marcha un programa de vacunación, sobre todo si podían financiarlo.

    En tanto que aquellos países con bajos niveles de infección reaccionaron más lentamente a la hora de conseguir dosis para sus ciudadanos.

    Vacunación, la salida

    Dado que es probable que la Covid-19 se convierta en una enfermedad endémica, la única salida para los países es la vacunación.

    Pero hasta que se logre la inmunidad colectiva, parece que las estrellas asiáticas de la pandemia son reacias a flexibilizar las estrictas medidas que les han funcionado tan bien: fronteras cerradas, restricciones y reglas de distanciamiento social.

    Los expertos han advertido que, para que las naciones sean realmente abiertas, sus sociedades deben eliminar la mentalidad de “covid cero”, que no es realista con el virus en alta circulación, e intentar “vivir” con el virus.

    La gente ha pedido que se implemente una estrategia de salida más clara, con objetivos escalonados en sintonía con los programas de vacunación rápida, pero todavía falta un poco para llegar a esas soluciones.