Los tiempos y las causales complican escenario para destituir a la vicepresidenta Verónica Abad

ABISMO. La vicepresidenta de la República, Verónica Abad, rechaza el hostigamiento en su contra y asegura que se han “extralimitado”. Foto: CNE.
ABISMO. La vicepresidenta de la República, Verónica Abad, rechaza el hostigamiento en su contra y asegura que se han “extralimitado”. (Foto: CNE)

La vicepresidenta de la República, Verónica Abad, denunció la posibilidad de que el presidente Daniel Noboa busque su destitución. Los tiempos y las causales juegan en contra de esta salida.

La sabiduría popular recuerda que el tiempo es “implacable”, esto lo tiene muy claro el entorno cercano del presidente de la República, Daniel Noboa, que ve cómo se acerca la fecha para la inscripción de la candidatura y dejar temporalmente el cargo para buscar la reelección.

Así, mientras entre el binomio presidencial de Noboa y Verónica Abad sigue abriéndose una brecha, el calendario electoral sigue su avance.

La vicepresidenta de la República, Verónica Abad, en su entrevista con LA HORA, aseguró que se mantendrá en el cargo y que “seguirá cumpliendo con la misión” encomendada por Noboa al enviarla como Embajadora ante Israel en Tel Aviv.

Abad denunció que desde el entorno cercano del Presidente siguen buscando fórmulas para lograr su “destitución”.

Existen varias vías para lograr que el cargo de Vicepresidente quede vacante, pero los tiempos y la falta de acuerdos parecen estar en contra de Noboa.

En esta edición se analiza cuáles son esos caminos y por qué se hacen cada vez más difíciles de alcanzar.

Vicepresidenta Abad firme en sus objetivos

Uno de los primeros escenarios, el que menos afectaría la imagen de Noboa, sería la renuncia, pero tras la entrevista concedida a LA HORA, es un supuesto que no está en la mesa de discusiones.

Soy la Vicepresidenta de este país, elegida legítimamente por los ecuatorianos, fue la voluntad de los ecuatorianos, no fue mi voluntad y mi voluntad es cumplir con los ecuatorianos”, dijo Abad, quien en varias ocasiones ha dejado claro que, a pesar de las presiones, se mantendrá en el cargo.

Al consultarle si renunciaría ante los abusos y maltratos, Abad fue tajante: “no, y de paso, quiero denunciar todas las intenciones que tienen, porque aquí no ha terminado”.

Para la Vicepresidenta, su designación en Israel es parte del ataque contra ella. “El destierro en Israel, todos los atropellos a través de decretos de los que he sido víctima, decretos inconstitucionales. Si fuéramos un país justo, esto no lo habríamos permitido”.

Los escenarios políticos para la destitución de Abad

Los otros escenarios para la destitución de Abad pasan por mecanismos políticos y administrativos. El abogado constitucionalista, Esteban Ron; y el expresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Medardo Oleas, advirtieron que estas vías deben ser sustanciadas.

Ambos coincidieron en que Noboa se encuentra en una carrera contrarreloj y las vías para la destitución, en tiempos, están muy ajustadas, sobre todo porque Noboa deberá abandonar la Presidencia al momento de inscribir su candidatura para la reelección. Las inscripciones inician el 13 de septiembre y finalizan el 2 de octubre.

En este sentido, Oleas indicó que “ni en la Constitución, ni en la ley, en este momento, hay una causal para destituir a la Vicepresidenta”.

Acotó que tanto el Presidente como la Vicepresidenta tienen las mismas causales para la destitución, “y debe seguirse un juicio político por parte de la Asamblea Nacional para que proceda el enjuiciamiento y la destitución”.

Oleas acotó que “descartaría esa vía porque el tiempo es muy corto”.

Por su parte, el constitucionalista Esteban Ron detalló que existen tres procedimientos por los que Noboa podría intentar lograr la destitución de Abad, la política a través de la Asamblea Nacional; una vía administrativa por incumplimiento de funciones y otra vía administrativa, pero que debería ser activada a través de la Contraloría.

Causales y obstáculos para la destitución de la Vicepresidenta

 Ron explicó que el mecanismo de menos control y más expedito sería a través de la Asamblea, aunque indicó que debería cumplirse una de las tres causales previstas en la Constitución, la causal “aplicable sería que ella pueda tener un ilícito contra la administración pública, pero eso es bien complicado, porque sería un caso similar al de (Guillermo) Lasso, que requiere un dictamen de constitucionalidad y una sustentación”.

Explicó que la segunda vía administrativa, es un procedimiento en el que debería tomarse en cuenta la Ley del Servicio Público y la Ley de Servicio del Exterior. “Estas dos establecen las causales de destitución por abandono del cargo o en caso de ausencia injustificada”.

En este sentido, Ron indicó que “estaríamos hablando de que ella (Abad) no se presentó a la Embajada de Israel y que posteriormente la Canciller declara el abandono del cargo”.

Sobre la vía administrativa a través de la Contraloría, Ron detalló que sería un procedimiento largo y la Cancillería tendría que demostrar a la Contraloría el incumplimiento de Abad en un examen a su gestión, procedimiento que podría llevarse al menos 120 días y que puede ser apelado. (ILS)

Tiempos contrarreloj para Noboa

Cuando ya estamos a mediados del mes de mayo, los tiempos para avanzar en cualquier procedimiento de destitución de la segunda mandataria se ven comprometidos.

Debido a lo dispuesto en los artículos 93 y 96 del Código de la Democracia, Noboa tiene hasta el 13 de septiembre, es decir cuatro meses, para lograr reemplazar a la Vicepresidenta, antes de solicitar su separación temporal del cargo para el proceso electoral que será de 120 días.

En el caso del juicio político, la Asamblea Nacional podría despachar el juicio político en tres meses, siempre que la Corte Constitucional apruebe las causales para el enjuiciamiento y que el Parlamento despache los juicios que ya tiene acumulados.

TCE un recurso forzado

Sobre la posibilidad de la destitución de Abad a través del Tribunal Contencioso Electoral, Ron precisó que además de existir una denuncia, el ente deberá demostrar que existe infracción muy grave, “sustentar el procedimiento de denuncias y ella (Abad) ser declarada infractora”.

Advirtió que los intentos de destituir a la Vicepresidenta, “van a traer cola, porque se estaría utilizando el derecho para fines políticos”.

En este sentido, el expresidente del TSE, Oleas, consideró que sería un recurso “forzado”.

Explicó que “la única causal que podría tener ellos es que no se presentó información adecuada en el proceso electoral o la rendición de cuentas, tendrían que analizar si se presentaron los informes, si hay algún depósito irregular. Eso sería un procedimiento muy forzado”.

¿Quieres recibir las noticias más importantes? ¡Suscríbete sin costo, recíbelas por WhatsApp! Da clic aquí.