El sistema eléctrico opera «al límite» en generación, transmisión y distribución

HECHO. El ministro de Energía y Minas encargado, Roberto Luque, tiene que gestionar un sistema al límite de sus posibilidades.

El reciente apagón a nivel nacional solo fue una muestra de un sistema que, de acuerdo con Diego Morales, exgerente de Celec Sur «se encuentra en límites operativos que son riesgosos». Celec se declaró en emergencia para contratar 475 megavatios adicionales.

«El sistema eléctrico está operando en sus máximos, está en sus límites, tanto en generación como en transmisión. Las unidades están generando todo lo que pueden. El sistema de transmisión está transmitiendo sobre sus límites operativos y se encuentra en límites operativos que son riesgosos»

Según Diego Morales, exgerente de Celec Sur, durante una entrevista en FM Mundo, esto obedece a un problema que se viene arrastrando por muchos años.

«Las inversiones son necesarias en el sector eléctrico, pero no se han concretado. “El sistema eléctrico de nuestro país se encuentra en estado de operación riesgoso», recalcó.

¿Qué debe hacer el ministro de Energía, Roberto Luque, para evitar que se repitan apagones?

De acuerdo con Morales, en la administración de la anterior ministra (Andrea Arrobo) no se hizo nada. En la actual administración (Roberto Luque como ministro encargado) se han recuperado algunos megavatios con medidas puntuales de corto plazo.

A mediano y largo plazo «se necesita invertir muchísimo para reforzar el sistema de transmisión, para tener mayor generación, para recuperar el parque térmico»

El exgerente de CELEC Sur hizo un llamado al Ejecutivo a priorizar recursos y, de manera simultánea, implementar planes de ahorro energético, además de invitaciones al sector industrial para inyectar energía en la red nacional.

La demanda de electricidad crece cada año y ya supera con creces a la generación disponible. El sector eléctrico ya fue declarado en emergencia desde abril pasado; pero todavía no se concretan las contrataciones de energía adicional de emergencia.

Además, Morales aseguró que están indisponibles en el país cerca de 600 megavatios de energía térmica. «Esto imposibilita que se pueden tener márgenes de operación y seguridad adecuados», añadió.

El riesgo de apagones sigue latente y se acerca el próximo estiaje

Según el Operador Nacional de Electricidad (Cenace), incluso hasta agosto de 2024, durante el periodo de lluvias,  el riesgo de apagones estará latente.

Además, se advierte advierte que el estiaje, o época de sequía empezaría en septiembre y no en octubre. Se espera nuevamente niveles severos de sequía, pero hasta el momento no se concretan las contrataciones de energía de emergencia.

Recién el 10 de junio pasado, a través de una resolución, gerente subrogante de la Corporación Eléctrica de Ecuador (Celec), Fabián Calero, declaró en emergencia a la empresa pública, con el fin de facilitar la contratación de electricidad adicional.

Se prevé contratar por 475 megavatios. De ese total, 328 megavatios serán generadores térmicos en tierra (fuel oil), y los 147 megavatios restantes se contratarán a través del alquiler de barcazas.

Calero ya había advertido previamente que la contratación de emergencia puede tomar tres meses más.

¿Cómo funciona una barcaza de generación termoeléctrica?

No está claro si eso será suficiente para enfrentar el próximo estiaje y evitar apagones. De acuerdo con Morales, la central de Paute-Mazar podría servir de un “colchón” para evitar apagones en los próximos meses antes del periodo de estiaje. Agregó que, durante este lapso, será fundamental el manejo del embalse de dicha planta de generación. (JS)