OCP paraliza sus actividades de bombeo de crudo

HECHO. En 2023 ya se produjo una paralización del OCP y el SOTE debido a los estragos de las fuertes lluvias y la erosión regresiva.

Se declaró la fuerza mayor porque las fuertes lluvias en la provincia del Napo han acelerado de manera significativa la erosión del río Quijos y pone al alto riesgo la infraestructura del oleoducto del OCP.

Este 17 de junio de 2024, el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP Ecuador) anunció que tuvo que suspender sus operaciones y cerrar las válvulas por donde pasa el petróleo.

Se declaró la fuerza mayor por el creciente riesgo de afectación en la infraestructura del oleoducto, que está ubicada en la parroquia Gonzalo Díaz de Pineda, cantón El Chaco.

Todo se debe a que las intensas lluvias de los últimos días, que han cogido fuerzas en provincias como Napo, tienen consecuencias como la aceleración significativa del proceso de erosión regresiva en los márgenes del río Quijos.

El problema nuevamente es que debido a las intensas lluvias ocurridas en el país, especialmente en la provincia del Napo, se aceleró de manera significativa la erosión del río Quijos.

La erosión regresiva es un fenómeno natural que amenaza ya ha causado daños en oleoductos, poliductos y vías de las zonas de influencia. Incluso también está amenazando, en el caso del río Coca, la infraestructura de captación de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair.

¿Por qué la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair dejó de operar?

Hasta el momento, no se reporta la paralización de las operaciones del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE).

El OCP tiene capacidad de transportar unos 450.000 barriles de crudo al día, pero actualmente transporta 207.000 cerca del 43 % de la producción nacional.