lunes, noviembre 29, 2021
País La migración volvió a ser ‘salvavidas’ de la economía ecuatoriana

La migración volvió a ser ‘salvavidas’ de la economía ecuatoriana

Para 2021, la expectativa era que las remesas crezcan 6%, casi $3.600 millones. Sin embargo, el crecimiento superó el 10% en lo que va del año.

La economía ecuatoriana tiene tres fuentes externas, que incluso durante la pandemia han evitado una crisis mayor. Las remesas de los migrantes, las exportaciones y los créditos sumaron más de $34.000 millones en 2020, es decir, casi el 40% del Producto Interno Bruto (PIB).

En los siguientes cuatro años (2021- 2025), el aporte de esas fuentes será creciente. Así, el monto podría llegar a los $38.000 millones, sobre todo por una mayor apertura comercial y el incremento de los recursos provenientes de los ecuatorianos en el exterior.

Solo el endeudamiento público se proyecta a la baja, pero todo dependerá de si el Gobierno tiene éxito en equilibrar las cuentas fiscales y reducir el gasto improductivo.

La migración da liquidez a familias de clase baja y media

En medio de la pandemia, Ecuador fue el séptimo país de América Latina que recibió más remesas de sus migrantes en el exterior durante el 2020. El monto llegó a los $3.347 millones; de los cuales, más del 60% fue procedente de Estados Unidos.

Para 2021, la expectativa inicial era que esas remesas crezcan 6%, es decir, hasta casi $3.600 millones. Sin embargo, un reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estableció que el crecimiento superó el 10% en lo que va del año.

Solo en el primer trimestre de 2021, el Banco Central del Ecuador (BCE) reportó el ingreso de $920 millones. Así, hasta diciembre de 2021 se podría esperar un valor cercano a los $4.000 millones.

El número de migrantes ilegales, sobre todo a Estados Unidos, ha tenido un fuerte crecimiento. De acuerdo con la Sección de Aduanas y Protección de Fronteras de ese país, el número de ecuatorianos detenidos y deportados pasó de 1.613 en 2018; 13.198 en 2019; 12.892 en 2020 y 54.543 en 2021.

Actualmente, la sociedad norteamericana acoge a casi 520.000 residentes ecuatorianos legales, a eso se debería sumar unos 250.000 fuera de la ley.

Para el periodo 2022 a 2025, es decir, hasta el final del Gobierno de Lasso, se prevé que las remesas suban hasta $4.500 millones si la economía nacional no se reactiva ni se generan más fuentes de trabajo.

Así, los migrantes inyectarán el equivalente al 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB). El 70% de esa inyección va a familias de clase baja y media.

3 de cada 10 dólares vienen de las exportaciones

El año pasado, debido a un crecimiento de casi el 10% en los productos no petroleros, las exportaciones sumaron $20.226 millones. Eso representa 30% del PIB nacional, es decir, tres de cada diez dólares en la economía.

Si se aplican todas las medidas para reducir costos y tramitología, las ventas al exterior podrían superar los $24.000 hasta 2025. Sin embargo, el Gobierno busca acelerar el crecimiento a través de la firma de más tratados de libre comercio.

En primera línea está el acuerdo con México, y el posterior ingreso a la Alianza del Pacífico. El presidente de la República, Guillermo Lasso, aseguró que hasta marzo de 2022 se espera cerrar un tratado con China.

Además, Julio José Prado, ministro de Producción, anunció que ha dado los primeros pasos para hacer lo mismo con Canadá, Panamá y República Dominicana.

Asimismo, el acuerdo con Estados Unidos sería una meta para 2023. Con eso, en la segunda mitad de la actual administración se podría dar el salto a $30.000 millones en exportaciones, o el 40% del PIB.

Made with Flourish

Endeudamiento para que no colapse el Estado

Ante el desplome de la economía, con la subsecuente reducción de los ingresos tributarios y petroleros, el país tuvo que recurrir a levantar $10.878 millones de nueva deuda en 2020.

Eso, según Santiago García, presidente del Colegio de Economistas de Pichincha, evitó que se produzca un colapso total del sector público y se declare la cesación general de pagos a proveedores, burócratas, entre otros.

Para 2021, se prevé la necesidad de $9.000 millones, o alrededor de 90% del PIB de ese total, más de $5.000 millones deben venir de organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El presidente Lasso aseguró que el gasto público se ajustará en alrededor de $2.400 millones entre lo que queda de este año y 2022. Esos recortes, sumados a un aumento de los ingresos debido a más producción petrolera y recaudación de impuestos, permitirían ir reduciendo la dependencia con la deuda.

Así, las necesidades de financiamiento llegarán  a $5.583 millones en 2025. Ese mismo año, el stock de la deuda pública cerraría en el 57% del PIB. Actualmente ese porcentaje bordea el 70%. (JS)

Noticias relacionadas

La Hora TV