martes, noviembre 30, 2021
País Las sesiones del Concejo metropolitano no avanzan y las obras tampoco

Las sesiones del Concejo metropolitano no avanzan y las obras tampoco

Tratamiento de aguas servidas, baches en las vías y cables enredados son algunos de los temas pendientes del Municipio.

 Las tres últimas sesiones del Concejo Metropolitano de Quito han sido canceladas, la primera por falta de quórum, la segunda porque coincidió con una reunión del COE metropolitano y la tercera porque el alcalde, Jorge Yunda, abandonó el lugar tras la confrontación del edil Fernando Morales, sobre las investigaciones por presunta corrupción que envuelven a Yunda, sus funcionarios y familiares.

 Obras estancadas y falta de información

El concejal, Eduardo del Pozo destacó que “temas importantísimos de ciudad no se pueden resolver”. No puntualizó qué obras están ‘estancadas’, pero dijo que tienen que ver con salud, crisis económica y explicó que el alcalde no dirige los directorios de las empresas públicas por “defenderse de los tantos juicios que se está investigando en su contra”.

Contaminación en ríos

Un proyecto desarrollado entre 2016 y 2018 por la Universidad San Francisco de Quito mostró que en al menos cinco ríos de Quito, principalmente el Machángara, había un nivel muy alto de contaminación microbiana,las muestras detallaron que había varios tipos de la bacteria Escherichia coli y parásitos Cryptosporidium. Estos parásitos y bacterias pueden diseminarse (incluso por vía aérea) por lo que no tratar aguas residuales se convierte en un problema de salud pública.

Proyecto de limpieza de aguas residuales

 Quienes sí hablaron de los proyectos que se lanzaron con bombos y platillos, pero que no avanzan son los concejales Juan Manuel Carrión y Omar Cevallos.

Carrión señaló que en una “de las tantas” sesiones canceladas se iba a tratar el avance del proyecto Vindobona que se lanzó el 29 de agosto de 2019 y prometió convertirse en la obras más grande para la descontaminación de ríos de la ciudad.

La fase inicial de la obra estaba prevista para completarse en un plazo de 30 meses, tiempo en el que se construiría un túnel que “recoge toda el agua y llega hasta Vindobona, donde estará la planta de tratamiento. Una vez el agua sea tratada se descarga hacia el río San Pedro para que continúe su rumbo hasta el río Esmeraldas”, dijo en conversación con La Hora, Carlos Uriarte, el gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps). En total, se aspiraba que el proyecto finalice en seis años.

El edil Juan Manuel Carrión dijo que ha solicitado información sobre el avance de la obra, pero que no hay respuesta.

¿Cuál es el estado de las obras a un año ocho meses de su lanzamiento? Epmaps contesta que la obra no ha iniciado.

“En este momento, se está gestionando una cooperación técnica no reembolsable para la realización de una consultoría para actualizar los estudios de respaldo legal y financiero. Se busca una alianza público- privada o una asociación”, respondió el departamento de comunicación de Epmaps.

Recorrido por calles al norte de Quito con baches y huecos. 
Recorrido por calles al norte de Quito con baches y huecos.

Baches y huecos

 El 9 de septiembre de 2019, inició el plan de repavimentación de la capital. Según La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas de Quito (Epmmop), cerca de 110 kilómetros de vías, en el Norte, Centro y Sur de Quito, serían pavimentados.

El edil Omar Cevallos recordó que en una sesión suspendida en febrero de 2021, se iba a tratar el tema de la repavimentación en Quito, pero también fue suspendida.

Desde la Epmmop, señalaron que la primera fase comprendía 150 kilómetros de repavimentación y que ya concluyó. “La segunda fase está en proceso contractual que depende de la asignación de recursos del gobierno central”.

Cevallos dice que al haber firmado un convenio para construir el cubeto 10 del relleno sanitario de Quito (entregado en marzo de 2021), lo que hizo, a decir del concejal, es que se descuide la pavimentación “tanto preventiva como nueva”.

Desde el Quito Bus Tour los turistas no solo miran la arquitectura colonial sino de los cables enredados en postes.
Desde el Quito Bus Tour los turistas no solo miran la arquitectura colonial sino de los cables enredados en postes.

 Cables dañan la imagen de la ciudad

 “A la izquierda podemos ver la iglesia de la Basílica”, dice una guía del ‘Quito Bus Tour’ a los turistas que observan encantados la belleza patrimonial de la capital, mientras evitan golpearse con un cable de electricidad que cuelga de un poste.

En febrero de 2020, se promulgó una ordenanza para el soterramiento de cables tanto de electricidad como de telefonía, cable y otros servicios.

Sin una legislación que determine quiénes y de qué manera deben hacerse cargo de los ‘tallarines’ no se puede avanzar pues, según datos de la Empresa Eléctrica, el 60% de estos cables ya no tienen uso y otros corresponden a cables de empresas de otro tipo, por lo que su competencia sería únicamente el soterramiento de alambrado de luz.

 Carrión dice que dentro de las instituciones municipales hay una sensación de incertidumbre, desconcierto, lo que también limitaría el impulso de las obras estancadas.  

Todo está entrampado, los proceso de fiscalización de ver cómo va el avance de las obras trascendentales y largamente postergadas”.

Juan Manuel Carrión
Concejal

Los avances del Metro de Quito, estado epidemiológico de la ciudad y regularización de barrios son algunos de los temas que no se han podido tratar al no darse las sesiones del Concejo metropolitano.

Noticias relacionadas

La Hora TV