Congreso, con saldo en contra / Hoy

El Congreso termina el año con un saldo negativo; por desgracia, no ha podido revertir el desprestigio en el que cayó bajo la Presidencia de Omar Quintana, del PRE, al violar la Constitución con los demás diputados que destituyeron a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y a los vocales del Tribunal Constitucional y eligieron a la ‘Pichicorte’. El Congreso solo consiguió una depuración parcial con la destitución de 11 de sus integrantes.
Los diputados aprobaron, en este año, 48 proyectos y tienen pendientes 79. Sin embargo, negaron reformas esenciales como las que requieren los sectores de hidrocarburos, electrificación y seguridad social.
El Congreso completó 1 041 días sin conseguir ponerse de acuerdo en nombrar la terna que debe enviar al presidente de la República para la elección de contralor del Estado; además, se halla en deuda con el nombramiento de un nuevo Tribunal Constitucional.
Tampoco el Congreso ha podido presentar un proyecto de reforma política como alternativa a las propuestas del Ejecutivo y, sobre todo, como respuesta a las inquietudes de amplios sectores sociales.
Una de sus últimas acciones para aumentar el saldo en rojo fue la irresponsable aprobación de la Pro forma presupuestaria de 2006, con un déficit del doble en relación con la propuesta original del Ministerio de Economía.
El desprestigio de la Legislatura impone rectificaciones de los propios diputados, pero, sobre todo, de la ciudadanía cuando elija el próximo año a los nuevos diputados.