Heladas y sequía afectan producción / Hoy

La sequía en las provincias de la Costa y las heladas en zonas de la Sierra han afectado a la producción agrícola y ganadera. Los primeros impactos empiezan a sentirse en el incremento de los precios de bienes de la canasta familiar en los mercados. La desaceleración por los problemas que afrontan aquellos sectores impactará de forma negativa en el crecimiento de la economía.
La falta de lluvias ha causado la muerte de 2 000 reses en tres cantones de Manabí y ha afectado extensas áreas de cultivos. A pesar de que la provincia cuenta con tres represas, la carencia de canales de riego impide aprovechar los recursos hídricos en este tipo de contingencias, que se repiten cada año. Es una muestra más de imprevisión. Los fondos fiscales no se dirigen a satisfacer las necesidades básicas.
Las bajas temperaturas en la Sierra han dañado, sobre todo, las plantaciones de flores; solo en Cotopaxi se reportaron pérdidas de 25 millones de tallos de flores, según reveló ayer una crónica de este Diario.
El Ministerio de Agricultura calcula, hasta el momento, pérdidas por $70 millones en los cultivos y un 40% de reducción de la producción lechera. Los sectores agrícola y ganadero requieren el apoyo del Gobierno, para paliar los costos de las pérdidas. Pero, más allá de la coyuntura inmediata, solo políticas consistentes de mediano y largo plazo, que preparen a prevenir y afrontar este tipo de riesgos, ayudarán a superar las cíclicas crisis por la acción de la naturaleza.