“En Ecuador hay una espiral de deuda, donde las personas cada vez van reemplazando deuda buena por deuda más cara”: Jens Thobo-Carlsen

PERSONAJE. Jens Thobo ha visto de cerca cómo las deudas costosas destruyen el bienestar y la salud

Desde la productividad hasta el bienestar personal están afectados por la relación tortuosa con la deuda y las finanzas. Jens Thobo-Carlsen explica cómo cambiar esta realidad.

Jens Thobo-Carlsen, emprendedor tecnológico ecuatoriano e impulsor de una nueva plataforma que busca el bienestar financiero, considera que los ecuatorianos tienen una relación tortuosa con la deuda y sus finanzas.

A través de un informe titulado “Bienestar financiero Ecuador 2023”, y de la mano del desarrollo de una nueva App Fintech llamada Kamina, Thobo-Carlsen ha logrado levantar una radiografía sobre temas como la espiral de deuda cara en la que están embarcados los ecuatorianos por miedo, desconocimiento, falta de asesoría, ente otros factores.

P ¿Cómo es la relación de los ecuatorianos con la deuda y con sus finanzas personales?

Vemos esquemas de endeudamiento muy preocupantes. Al 87% de los ecuatorianos el sueldo les alcanza para vivir al día. Dentro de ese 87%, el 92% tiene deudas que no van acorde con su situación financiera y nivel de ingresos.

La relación del ecuatoriano con el dinero y las finanzas personales es 100% tortuosa.

Hemos identificado que en el país existe una espiral de la deuda, en donde las personas cada vez van reemplazando deuda buena por deuda más cara. Esto por la desesperación de poder salir del bache, pero lamentablemente ese bache se va ampliando.

Y eso termina ocasionando en muchas ocasiones hasta el suicidio. Está 100% comprobado que hay dos veces más chances de cometer un suicidio cuando tienes problemas financieros afectando tu bienestar personal.

Esta realidad no es muy diferente de lo que pasa en la región, pero lo que sí es particular del Ecuador es que hemos identificado que entre más ingresos también se tienen más niveles de deuda.

Lamentablemente, el incremento de los ingresos va de la mano con el incremento de deuda. Eso no pasa tanto en otros países. Acá es como que las personas tienen mucha confianza en que no van a tener problemas hacia adelante y no ven necesario ahorrar.

Así, una persona que gana $500 dólares, por ejemplo, se endeuda por alrededor del 50% de su salario; pero cuando su nivel de ingresos sube a $1.000, el endeudamiento escala a más del 70%.

P ¿Por qué se da esta relación tortuosa del ecuatoriano con sus finanzas personales? ¿Es solo un tema cultural o hay otros componentes?

El tema no es solo cultural. La vida en el país es cara y los ingresos en muchos casos no compensan el mínimo indispensable para no ser endeudado.

La mayoría de los ecuatorianos no se endeudan para cubrir lujos o necesidades secundarias, sino que lo hacen para tener herramientas de movilización, de contacto como un celular, una moto, un vehículo o electrodomésticos.

Lo que sucede es que las instituciones financieras tradicionales no les dan acceso rápido y fácil al financiamiento y por eso lamentablemente entran en deudas extremadamente costosas con las operadoras celulares, con las casas comerciales, etc.

Muchas personas son identificadas como usuarios con mayor riesgo, pero realmente el problema es no tienen acompañamiento para demostrar que pueden ser buenos pagadores y acceder a crédito en mejores condiciones.

P ¿Entonces el tema clave es el acompañamiento y la asesoría para que las personas sepan que opciones tienen y decidan las que más les convengan?

Completamente. Nosotros hicimos una prueba piloto en 10 empresas con un total de más de 1.000 empleados. Nos dimos cuenta de que las personas que no habían accedido a crédito formal, en muchos casos, era por cosas mínimas relacionadas con el acompañamiento.

Es decir, necesitan que les expliquen que no pasa nada si es que le piden la cédula o le piden un garante o la cédula de un cónyuge.

Las personas tienen muchísimo desconocimiento en el momento previo al crédito. Por eso, lamentablemente buscan lo más fácil; donde le hacen menos preguntas y le piden menos requisitos.

No tienen confianza de que esas preguntas sirven únicamente para poder acompañarlos mejor. Y no les juzgo porque lamentablemente las instituciones financieras tradicionales piden un montón de información para entender el riesgo de las personas, pero no para entender realmente las necesidades de estas.

En el piloto que hicimos nos dimos cuenta de que si las personas tienen un adecuado acompañamiento que les explique cuáles son sus errores y cómo se deben tomar correctamente soluciones financieras, se puede solucionar el problema de la deuda cara y continua que termina perjudicando el bienestar de las personas y su productividad.

En nuestro piloto, el 100% de los que accedieron a un crédito lo pagaron totalmente.

P ¿Cómo nace el proyecto de Kamina?

Yo vengo del proceso de colaborar en la construcción de Betterfly, que fue la primera compañía en valer más de mil millones de dólares en el sector de insuretech.

Esta compañía entrega bienestar a las personas a través de plataformas de meditación y de buenos hábitos. Pero, cuando hablaba con las personas de las empresas a las que nosotros llegábamos, el 95% me decían que los problemas iban más allá de poder ir al gimnasio, acceder a un café, o poder sentarse con un psicólogo.

Los problemas iban 100% relacionados a cómo se sentían financieramente y cómo no tenían con quien hablar de su situación financiera personal porque les generaba vergüenza.

Vi que se necesitaba un ámbito imparcial, que ofrezca servicios y acompañamiento financiero de forma transparente, porque lamentablemente tampoco existe confianza en las instituciones financieras tradicionales.

Yo me relacione mucho con las historias porque mi papa entro en un proceso complicado que termino en su muerte luego de pasar por un tortuoso proceso financiero.

De ahí nace Kamina porque vi que había mucha gente transitando por el mismo camino de mi papá.

P ¿En qué consiste exactamente la App de Kamina y en qué fase está el proyecto?

Kamina es una plataforma de asesoría financiera con tres componentes principales. Inicialmente, te damos un diagnóstico en línea de cuál es tu situación financiera. ¿Cuánto ganas? ¿Cuánto estás gastando?

Partiendo del diagnóstico, la misma plataforma, a través de asesores financieros, de educación financiera y cursos, de bastantes componentes de inteligencia artificial, se encarga de acompañarte en el proceso de entender e identificar como acceder a mejores condiciones financieras.

Por ejemplo, cuando vas a adquirir una televisión que está extremadamente cara, te hace caer en cuenta de que estás pagando dos o tres veces más y que podrías bajar sensiblemente el costo si optarás por opciones como ahorrar un poco de dinero inicialmente y luego endeudarte con una institución financiera.

O también te puede guiar para comparar el costo de pagar ese televisor con tu tarjeta de crédito frente al crédito directo de las casas comerciales.

Así, si tu decisión inicial era comprar un televisor de $800 a través de cuotas mensuales de $50, la plataforma te puede decir que hay otra opción en donde las cuotas pueden bajar a $30 al mes y los $20 restante pueden ir a la inversión y el ahorro.

La idea es vincular a las personas con las instituciones financieras formales y ayudarles para acceder a créditos en mejores condiciones.

Con esto, se evita que se caiga en las deudas más cara en instituciones de segundo orden o incluso en los préstamos informales (chulco).

La plataforma está en desarrollo y estará lista en marzo de 2024. Estamos por cerrar nuestra ronda para levantar capital.  En enero vamos a anunciarla y será el monto más más alto en la historia del Ecuador en la etapa en la que nosotros estamos.

En paralelo, ya venimos trabajando muy de cerca con las instituciones financieras y hemos recibido realmente una apertura gigantesca para poder trabajar juntos.

Los bancos se están dando cuenta que las personas necesitan otro tipo de servicio, otro tipo de acompañamiento.

Nosotros hemos identificado que el 72% de las personas están dispuestas a cambiar de institución financiera porque siente desconfianza, no reciben ningún tipo de asesoría y, en muchos casos, no son considerados sujetos de crédito bajo parámetros que no entienden la realidad de cada caso.

La ambición final es demostrar que desde el Ecuador se puede crear una Fintech global, que establezca el estándar de atención y de acompañamiento de las instituciones financieras con sus usuarios. (JS)