La economía familiar debe ajustarse en un año de crisis como 2024

BOLSILLO. Las familias tienen que revisar cuánto ganan y gastan.
BOLSILLO. Las familias tienen que revisar cuánto ganan y gastan.

La situación económica es compleja. Por eso, es importante saber cómo manejar las finanzas del hogar. LA HORA le explica cómo crear un plan para un año en crisis.

El ministro de Economía, Juan Carlos Vega Malo, reconoció que una de las herencias más complejas que recibió el Gobierno de Daniel Noboa es la caída del 9% en el ingreso per cápita en los últimos 10 años. Esto debido a los escasos crecimientos en términos reales.

Como reportó LA HORA, el 90% de los trabajadores ecuatorianos, debido a la alta informalidad laboral, gana hasta $750 mensuales.

Para 2024, todas las proyecciones oficiales, tanto del Banco Central como de organismos como el Banco Mundial, apuntan a un crecimiento económico mínimo de entre 0,7% y 0,8% del PIB.

Las ventas ya se han desacelerado, con un impacto directo en los ingresos. Por eso, tanto empresas como personas deben tener un manejo conservador de sus finanzas en estos momentos de crisis.

Este Diario ya ha analizado el impacto empresarial de la inseguridad y la crisis económica, e incluso detallado recomendaciones para que los negocios enfrenten la situación.

Sin embargo, también dentro de las familias se debe establecer un plan de manejo financiero para un año complejo como este 2024.

A continuación, se detallan los pasos para crear ese plan:

1 Evaluar la situación financiera: Esto requiere una revisión de los ingresos y gastos actuales. En el caso de los ingresos, se debe tener claro que puede venir por cuenta ajena (relación de dependencia) o por servicios profesionales o negocio autónomo.

Es importante evaluar que tan constantes y predecibles son esos ingresos laborales. Además, también se debe evaluar si la familia cuenta con ingresos de capital como consecuencia de interés y dividendos por inversiones, o de alquileres.

Finalmente, se debe identificar fuentes de ingresos adicionales (si es posible).

2 Priorizar gastos: Se debe clasificar los gastos en categorías esenciales y no esenciales. Esta clasificación sirve para identificar más fácilmente qué gastos se pueden recortar.

Entre los gastos esenciales están vivienda, servicios básicos, alimentación, transporte y educación. Es posible ajustar este tipo de gastos, pero el espacio para hacerlo es mínimo.

Dentro de los gastos no esenciales, que incluyen despilfarros puros y duros e incluso gastos por estatus, sí hay más espacio para reducir o incluso eliminar.

3 Crear un presupuesto realista: Establecer un presupuesto basado en los ingresos proyectados. Asignar fondos para gastos esenciales primero. Establecer límites realistas para gastos no esenciales.

En este punto puede resultar útil la regla 50-30-20. Así, los gastos esenciales no deberían superar el 50% de los ingresos. Si los gastos esenciales superan sistemáticamente el 50%, se deben replantear a mediano plazo la estructura y el tipo de vida.

Los gastos no esenciales no deberían superar el 30% de los ingresos; mientras la meta sería destinar un 20% para el ahorro (tanto inversión como fondo de emergencia).

4 Negociar con acreedores y servicios: Contactar a prestamistas y proveedores de servicios para discutir opciones de pago flexibles o reducciones temporales. Es decir, refinanciar las deudas.

5 Construir un fondo de emergencia: Aunque sea difícil, tratar de destinar una pequeña parte de los ingresos a un fondo de emergencia. Este puede utilizarse para situaciones inesperadas.

6 Explorar oportunidades de ingresos adicionales: Buscar oportunidades de trabajo a tiempo parcial, freelancing o actividades secundarias. Vender artículos no utilizados para obtener ingresos adicionales.

7 Revisar y renegociar contratos: Analizar contratos de servicios como seguros, telefonía, etc. Negociar mejores tarifas o cambiar a opciones más económicas.

8 Revisar beneficios gubernamentales: Investigar si la familia es elegible para beneficios gubernamentales o programas de asistencia. Aprovechar las ayudas disponibles.

9 Educación Financiera: Mejorar la educación financiera de la familia. Proporcionar información sobre cómo administrar de manera efectiva los recursos disponibles.

10 Comunicación familiar: Mantener abiertas las líneas de comunicación dentro de la familia. Trabajar juntos para enfrentar la crisis y hacer ajustes según sea necesario.

11 Revisión periódica: Programar revisiones periódicas del presupuesto para realizar ajustes según sea necesario. (JS)

¿Cómo recortar los gastos no esenciales?

Entretenimiento y ocio

Gasto actual: Salidas frecuentes a restaurantes, cine, eventos deportivos.

Plan de reducción: Cocinar en casa, utilizar servicios de streaming en lugar de ir al cine, buscar eventos gratuitos o económicos en la comunidad.

Suscripciones y membresías

Gasto actual: Suscripciones a revistas, servicios de streaming premium, membresías de gimnasios.

Plan de reducción: Cancelar suscripciones no utilizadas, cambiar a servicios más económicos, ejercitarse en casa o al aire libre.

Compras por impulso

Gasto actual: Compras impulsivas en tiendas, compras en línea innecesarias.

Plan de reducción: Hacer una lista antes de ir de compras, practicar el ‘enfriamiento’ antes de comprar en línea, limitar las compras no esenciales.

-Comida fuera de casa

Gasto actual: Comer frecuentemente en restaurantes o pedir comida para llevar.

Plan de reducción: Cocinar en casa, planificar comidas semanales, reducir la frecuencia de comer fuera.

Transporte

Gasto actual: Uso frecuente de taxis o servicios de transporte compartido.

Plan de reducción: Utilizar el transporte público, compartir viajes con amigos o familiares, considerar opciones más económicas de transporte.

Ropa y Accesorios

Gasto actual: Compras frecuentes de ropa y accesorios.

Plan de reducción: Comprar ropa de segunda mano, intercambiar ropa con amigos, limitar las compras de moda.

Electrónicos y Gadgets

Gasto actual: Compra frecuente de dispositivos electrónicos y gadgets.

Plan de reducción: Extender la vida útil de los dispositivos existentes, comprar dispositivos reacondicionados, limitar las actualizaciones innecesarias.

Vacaciones costosas

Gasto actual: Viajes costosos.

Plan de reducción: Optar por vacaciones más económicas, considerar destinos locales, buscar ofertas y descuentos.

Gastos innecesarios de hogar

Gasto actual: Decoración frecuente, electrodomésticos no esenciales.

Plan de reducción: Limitar las compras de decoración, reconsiderar la necesidad de nuevos electrodomésticos.

Gastos en mascotas

Gasto actual: Juguetes y accesorios caros para mascotas.

Plan de reducción: Comprar productos para mascotas a precios más razonables, buscar ofertas en alimentos y accesorios.