La concesión de créditos se desaceleró más de cinco puntos porcentuales en 2023

crédito bancos desaceleración economía
REALIDAD. Los techos a las tasas de interés, el fondeo interno y externo caro, la inseguridad, entre otros factores, han golpeado la capacidad de los bancos de dar crédito.

El crecimiento de la cartera de crédito pasó del 14,6% al cierre de diciembre de 2022 al 9,2% al cierre de diciembre de 2023. Esa desaceleración, que implica que más personas y empresas se quedaron sin acceder al financiamiento, continuará en 2024.

De acuerdo con la publicación denominada Evolución de la Banca de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), a diciembre de 2023, la cartera de crédito alcanzó los $42.129 millones, esto es un incremento anual del 9,2%, o el equivalente a $3.540 millones adicionales.

Sin embargo, existe una desaceleración en la entrega de crédito comparada con años anteriores. Por ejemplo, a diciembre de 2022 se había registrado un crecimiento anual de 14,6%, es decir, existe una desaceleración de más de cinco puntos porcentuales durante el último año.

De ese total, la cartera del crédito comercial, destinado a Pymes y empresas, alcanzó los $18.529 millones, un crecimiento anual de 5%. 

De acuerdo con información de la Superintendencia de Bancos, otro segmento clave para los bancos privados es el microcrédito, el cual ascendió a $3.384 millones en diciembre de 2023, un 8,5% más que el mismo mes del año pasado. Los emprendimientos, que en su mayoría se componen de trabajadores independientes y de ingresos no constantes, demandan de financiamiento permanente. Por tal motivo, este tipo de crédito se vuelve vital.

En tanto, la cartera del crédito de consumo llegó a $17.352 millones, lo que representa un incremento anual de 15%. El crédito de consumo es importante para los hogares ecuatorianos porque permite el acceso inmediato a la liquidez, facilitando la compra de bienes y servicios del sector productivo.

Así, el crédito de consumo creció tres veces más que el destinado a Pymes y empresas, debido al riesgo, al encarecimiento del fondeo en el exterior y a un sistema de tasas de interés establecidas desde la política. Ese sistema impide que más gente y emprendimiento accedan a financiamiento.

¿Por qué hubo una desaceleración en el crecimiento del crédito?

En Ecuador, el dinamismo en la entrega de financiamiento sigue siendo afectado por la existencia de techos a las tasas de interés, que restringe y causa que menos ecuatorianos (principalmente emprendedores) tengan acceso a un crédito en el sistema financiero formal (exclusión financiera).

Dicha normativa no refleja la dinámica de oferta y demanda de dinero en el mercado, el costo de obtener recursos a nivel internacional, los costos operativos que asumen una entidad financiera para atender a sus clientes, los tributos y contribuciones que paga el sistema financiero, la expectativa que hay sobre la inflación y el riesgo que tiene una operación crediticia.

Los bancos actualmente no son de las actividades que más generan rentabilidad (están fuera del top 10), sin embrago, si se encuentra entre las cinco que más pagan impuestos. 

Además, los factores coyunturales de incertidumbre en la situación económica del país, la inseguridad que impacta en las operaciones de diversos negocios e industrias y los efectos de los incrementos de tasas de interés de política monetaria a nivel mundial, inciden en la entrega de créditos.

Según la Asobanca, a pesar de los desafíos, los bancos continuarán entregando crédito a las empresas y familias ecuatorianas para apoyar a la economía en su conjunto en 2024, aunque se visualiza un menor crecimiento en este nuevo año.

«Ante la llegada del Fenómeno de El Niño, la banca se encuentra preparada para acompañar a las familias y empresas del país frente a los potenciales impactos que ocasionaría.», aseguró el gremio bancario. (JS)

 

Casi $9 de cada $10 que generan los bancos son resultado de los créditos que dan a sus clientes