domingo, noviembre 28, 2021
País Clínicas de deshomosexualización, una realidad que se busca eliminar

Clínicas de deshomosexualización, una realidad que se busca eliminar

Estos centros funcionan en la clandestinidad. Aunque desde 1997 la homosexualidad no es un delito, en estos espacios hay prácticas de tortura.

A finales del 2016, el Comité contra la Tortura (CAT) de la ONU expresó su preocupación por las denuncias de internamiento forzoso y malos tratos a personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en lugares que practicas las llamadas ‘terapias de reorientación sexual o deshomosexualización’. La observación, detalló el organismo, era dirigida a la Fiscalía ya que “ninguno de los procesos iniciados (hasta entonces) concluyeron en condena”.

El pronunciamiento de este comité develó una realidad que se sigue practicando desde la clandestinidad ejerciendo tortura para aquellos con distinta orientación sexual, a la “socialmente establecida”.

Un ejemplo de esto es Jonathan Vásconez, cuyo caso se volvió emblemático. Él fue internado por su familia, en un centro de ‘deshomosexualización’, en Tungurahua, en 2010.

Tras dos años de torturas y de casi haber muerto, Vásnonez consiguió escapar y contar la pesadilla que había vivido. Aunque su caso llegó a los tribunales, fue sobreseído.

Sigue ocurriendo

Este lunes 28 de junio de 2021, en el Centro Cultural Metropolitano, en Quito, la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez Moscoso, presentó la nueva Subsecretaría de Diversidades.

El objetivo de este espacio es articular y coordinar estatalmente la promoción del cumplimiento de los derechos consagrados en la Constitución del país y normativas internacionales de las que el Ecuador forma parte.

Felipe Ochoa estará al frente de esta subsecretaría que promoverá la promoción, prevención, atención e investigación de derechos para erradicar todo tipo de violencias por orientación sexual y/o identidad de género.

 Ochoa afirmó que entre las primeras y esenciales estrategias que se impulsarán desde la Secretaría de Derechos Humanos está la construcción de mesas interinstitucionales de trabajo permanentes para la clausura de las clínicas de terapia para intentar modificar la orientación sexual o identidad de género de estas personas, que ya están sancionadas en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) y se implementará una ruta de atención para las personas que han sido ingresadas a estos lugares.

Con esto, Ochoa reconoció que estos espacios siguen existiendo. Por lo que Ordoñez reiteró que esta entidad representa para Ecuador un hito histórico, “en el que se une a los 62 países en el mundo en construir una política pública con leyes de protección contra la discriminación por motivos de orientación sexual”. (AVV)

En 2016, el Comité contra la Tortura de la ONU hizo 25 observaciones al Ecuador

Noticias relacionadas

La Hora TV