Candidatos vicepresidenciales en Ecuador muestran el verdadero debate ideológico de la campaña

SINCERIDAD. Verónica Abad y Andrés Arauz muestran dos posturas que pueden debatir.
SINCERIDAD. Verónica Abad y Andrés Arauz muestran dos posturas que pueden debatir.

Los analistas políticos advierten que las posiciones de Verónica Abad de Acción Democrática Nacional y Andrés Arauz de la Revolución Ciudadana, son “sinceras” a diferencia de la aproximación hacia el centro político de Luisa González y Daniel Noboa.

 Luego de la primera vuelta electoral, los candidatos a vicepresidentes, Andrés Arauz de la Revolución Ciudadana y Verónica Abad de Acción Democrática Nacional, se han mantenido en la palestra de las redes sociales, podría decirse que incluso con mayor exposición que sus binomios presidenciales.

Mientras Verónica Abad ha sido atacada al reeditar entrevistas de su pasado en las que muestra su posición ideológica y de defensa al derecho a la vida o su modelo educativo, Andrés Arauz ha recibido lo propio con sus explicaciones sobre la desdolarización del Ecuador o la reacción del riesgo país tras el asesinato de Fernando Villavicencio.

Aunque ambos candidatos han tratado de bajar el perfil antes del inicio de la campaña oficial, lo cierto es que en las redes sociales, la discusión digital los mantiene vigentes dentro del debate electoral, sobre todo ante la carencia de propuestas por parte de los presidenciables.

El marketing político en los últimos años ha intentado controlar y mantener en silencio aquellos liderazgos que rompen los esquemas y las declaraciones de los vicepresidenciables cargadas de su ideología y de “actitud sincera”, se convierten en insumos para sus rivales electorales.

‘Hipocresía en la campaña’

Felipe León, director nacional del Movimiento Libres indicó que en la actualidad existe una fuerte carga de hipocresía y medias verdades para poder lograr los objetivos que el marketing político impone. “La política en el país se ha dirigido a una centro de democracia y hacia el público a una hipocresía, para básicamente decir lo que no te resta votos”, apuntó.

León indicó que las pocas propuestas expresadas por Luisa González y Daniel Noboa, “están mostrando casi las mismas propuestas, mientras que en sus candidatos a la Vicepresidencia, Andrés Arauz y Verónica Abad, ahí si vemos dos posturas que pueden debatir”.

Advirtió que ambos candidatos son víctimas de la descontextualización de sus propuestas, “sobre todo con Verónica Abad, descontextualizando su participación en un foro liberal muchos años antes de que pensará ser candidata a la Vicepresidencia”, apuntó.

Hizo un llamado a no confundir la postura del “liberalismo” con la derecha política, pues desde su punto de vista el liberalismo tiene muchísimas ramas de izquierda y progresistas.

A su juicio, tanto Arauz, como Abad son parte del pensamiento del liberalismo. “Arauz es un liberal progresista, con tendencias de izquierda y por eso es interesante el debate que se contrapone entre dos liberales”.

León estimó que es “obsoleto” hablar de derecha o izquierda, “es momento de hablar de patriotismo, nacionalismo, conservación, globalismo, progresismo o la Agenda 2030”.

Para el director nacional del Movimiento Libres, el presidente Guillermo Lasso, a pesar de ser señalado como de derecha, ha estado más ligado a la Agenda 2030.

Precisó que en Ecuador, “Verónica Abad se acerca mucho a la oposición a la Agenda 2030, ella tiene muy claras estas posiciones. Debemos despojarnos ya de derechas e izquierdas y como nación contraponernos al bolivarianismo”.

Espectro ideológico

El profesor e Investigador del Programa de Sociología Política de la FLACSO, Franklin Ramírez, indicó que en la actual campaña, mientras los presidenciables Luisa González y Daniel Noboa tratan de mostrar posiciones hacia el centro político, son los vicepresidentes Verónica Abad y Andrés Arauz, quienes marcan el espectro político de ambos binomios.

“No se si hay un debate, pero sí hay un posicionamiento de los vicepresidentes que tiende a colocar a los binomios en un marco programático e ideológico más claro, mientras que los candidatos presidenciales tratan de borrar esa identidad y tener una comunicación más transversal hacia el electorado”.

Al hacer una evaluación de la posición de Verónica Abad puntualizó que “es el posicionamiento más ideologizado de toda la campaña y recoge la radicalización de la derecha global, que se conectan con Trump, Bolsonaro, Milei, es una mezcla de ideas libertarias y conservadoras”.

Sobre Arauz, indicó que “mantiene sus tesis de siempre, como ministro y candidato presidencial, crítica al neoliberalismo, son propuestas que son parte de la centro izquierda latinoamericana”.

Apuntó que, en su modo de ver, aunque Arauz podría mostrar más contenido en sus planteamientos, “ha sido contenido por sus desaciertos en sus intervenciones y su discurso tecnocrático que no favorece las aspiraciones del binomio”.

Los ciudadanos quieren sinceridad

El analista político Óscar Terán, criticó la falta de propuestas “sinceras” por parte de los candidatos presidenciales. Indicó que estos están atrapados o realizan la política del “disimulo que es lo común en nuestra política”.

Para Terán, en la actualidad la gente está fastidiada de los políticos que doran la píldora”.

Destacó que los liderazgos que se observan en América, como Donald Trump en Estados Unidos, Jair Bolsonaro en Brasil o Javier Milei en Argentina, son el resultado de este fenómeno, en la búsqueda de sinceridad. “Lo que pide la gente es que se le diga la verdad”.
Agregó que la ciudadanía ya está consciente de que a través del Estado o el Socialismo, no va a lograr la solución a los problemas del país.
Precisó que en la sociedad mundial se protagoniza una lucha que va más allá de lo ideológico, “es una lucha por el poder fáctico, por esas circunstancias, el gran capitalismo muchas veces coincide con el socialismo, con China”.

Terán remarcó que en “el mundo, el globalismo, con su color morado, con la ideología LGBTIQ+ y todo esto que se ha puesto de moda, tiene realidades espantosas, atroces y se las empaqueta como la agenda 2030”.