Arbitraje y Mediación: métodos efectivos y alternativos para resolver conflictos

Nuevas oficinas del Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comerio de Quito (CCQ) que empezarán a operar desde este jueves 13 de junio de 2024. (Foto CCQ).

El arbitraje y mediación se proyecta hacia una cultura del diálogo que va consiguiendo seguidores para la solución de controversias y conflictos judiciales, con lo cual se gana tiempo, se ahorra recursos y por lo regular todos salen conformes.

La mediación en el Ecuador se ha establecido como un método efectivo para resolver conflictos.

Según el Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) en el último año, el 70% de las personas que optaron por la mediación lograron resolver sus disputas, por ejemplo, problemáticas familiares que involucran herencias, linderos, divorcios, pensiones alimenticias; o incumplimiento de contratos, como de arrendamiento, etc.

De esta forma, la cultura del diálogo va consiguiendo seguidores para la solución de controversias y conflictos judiciales, y, a la par, descongestiona juzgados y tribunales, con lo cual se gana tiempo, se ahorra recursos y por lo regular todos salen conformes.

Así lo destacó, en un diálogo con La Hora, Francisco González, director del Centro de Arbitraje y Mediación de la CCQ que, este jueves 13 de junio de 2024, tiene previsto inaugurar oficinas renovadas que marcará un hito significativo en la resolución alternativa de conflictos.

La modernización incorpora, dijo, alta tecnología para que las partes que intervienen en el proceso tengan acceso a una cobertura con conexión remota a las audiencias. Los usuarios, incluso, pueden conectarse desde otras provincias; y, si requieren la presencialidad, tienen acceso a la transcripción de textos del proceso.

El Centro de Mediación de la CCQ tiene más de 25 años de operación, con proyección a ofrecer un mejor servicio, agregó González.

Acta de acuerdo alcanzado en la mediación tiene fuerza de sentencia

El acta de acuerdo alcanzado en la mediación o conciliación (reconocida dentro del proceso judicial), tiene fuerza de una sentencia ejecutoriada, lo que significa que es definitiva y obligatoria para las partes involucradas.

Este proceso les permite exponer sus demandas y llegar a un acuerdo voluntario con la ayuda de un mediador imparcial. La técnica de la mediación es valorada por su flexibilidad y confidencialidad, y ofrece una solución más rápida y menos costosa en comparación con los procesos judiciales tradicionales.

“La mediación es un proceso más rápido, comparado con la justicia ordinaria; y el problema puede resolverse en poco tiempo”, afirmó.

De hecho, González explicó que la mediación se puede resolver en una o dos reuniones.

¿Cómo actúa el mediador?

El mediador realiza un estudio minucioso de los casos, luego se reúne con las partes en controversia; escucha los argumentos de cada uno para, de forma consensuada lograr cerrar sus diferencias.

Hay veces que no se logra llegar a acuerdos, aun así, el Centro de Mediación se registra una tasa alta de efectividad. Alrededor del 70% de los casos se resuelven de común acuerdo.

El 30% restante queda consignado en un acta de imposibilidad con lo cual las partes pueden volver a la mediación o buscar otras formas como el arbitraje.

Mientras el mediador, como tercero imparcial, facilita la comunicación de las partes en conflicto, el arbitraje implica la designación de un árbitro neutral (abogado que hace las veces de juez) que emite una decisión definitiva.

Los árbitros son abogados

La CCQ cuenta con una lista de árbitros que son abogados de primer nivel con altos estándares de confiablidad capaces de resolver en derecho. Un arbitraje puede tomar entre 6 o 7 meses, a diferencia de un juicio que puede tomar hasta 8 años.

En el caso de los arbitrajes que se realizan en equidad, los árbitros por excepción podrían tener otras profesiones distintas a las de los abogados, pero con igual nivel de exigibilidad en cuanto a los requisitos.

En el Centro de Arbitraje calculan que existen 1.400 casos de mediación que se atienden al año, y en arbitraje cerca de 300.

Los casos por resolver, tanto de mediación como de arbitraje están cubiertos por la confidencialidad, amparados en la Ley de Arbitraje y Mediación.

Requisitos para ser mediadores

Haber realizado un taller o curso de formación de mediadores, cumplir con un mínimo de 50 horas de observación de casos reales de mediación, y recomendaciones. El directorio de la CCQ aprueba o no la incorporación de los mediadores. Es un proceso riguroso, no cualquiera lo pasa. Al momento, la Cámara cuenta con 30 mediadores; un número adecuado que permite dar un servicio eficiente y rápido dijo González.

El Centro de Mediación de la Función Judicial supervisa los centros de mediación

El Consejo de la Judicatura tiene un papel importante en la promoción y regulación de fórmulas alternativas de solución de conflictos como el arbitraje y mediación. El Centro de Mediación de la Función Judicial es responsable de registrar y supervisar los centros de mediación en todo el país. Los ciudadanos, las cámaras de la producción, asociaciones o fundaciones pueden solicitar el registro del centro de mediación y pedir información al correo: [email protected]

CIFRA  47, artículo de la Ley de Arbitraje y Mediación. La mediación es un proceso voluntario en el cual las partes asistidas por un tercero neutral llamado mediador, alcanzan un acuerdo, que da fin al conflicto

TOME NOTA

Las nuevas instalaciones del Centro de Arbitraje y Mediación están ubicadas en el cuarto piso de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), en el edificio Las Cámaras, entre las avenidas Amazonas y República.

NOTA RELACIONADA

El Centro de Arbitraje y Mediación de la CCQ se fortalece – Diario La Hora