Todos los días…

Es lamentable tener que utilizar este espacio de opinión, para una vez más hacer referencia a lo que hoy en día se ha constituido en moda, no para, por el contrario, es creciente; estimados lectores, se llama corrupción.

Levantando las copas se abrazan, con la plata del pobre la pagan, así viven, y vivirán, no sabemos por cuanto tiempo, pero por ahora lo están. Nuestro sistema de poder no sería compresible sin la disposición de reconocer que por debajo del poder visible existe un gobierno que opera en la penumbra (subgobierno) y, aún hay algo más profundo, el de las tinieblas, ya lo decía dante en su canto VI; realmente es una operatividad infernal, perdón, son personajes vivientes.

El poder invisible se forma y se organiza de tal forma que, a más de combatir al poder público, es como estrategia, pues su dirección apunta a recibir todo el beneficio ilícito, obtener todas las ventajas propias que son parte del cinismo, son quienes tienen y manejan el secreto, casi siempre llegan con trajes de arlequín, en poco tiempo hacen gala de una vergonzosa parafernalia.

En los regímenes democráticos, es inadmisible la existencia de poder invisible actuando en paralelo al estado, su existencia no es para servirlo, no, es su antítesis, su deseo es servirse y violentar disposiciones legales, como para obtener favores extraordinariamente ilícitos.

No hay democracia sin opinión pública, un pueblo que debe reivindicar su derecho a estar informado de las decisiones que se tomen en favor del interés colectivo; hoy, solo conocemos de actos trascendentales que van en desmedro de la sociedad, lo sabemos por la fuerza informativa que proporcionan las investigaciones independientes, y, noten, los beneficiados son del poder invisible, pero del primer infierno, pues el de las tinieblas está por llegar.

¿Por qué no hacer que el servicio social se constituya en verdadera diada, que los principios se consoliden en sinergia colectiva? Lo siento lectores, fue un error de pensamiento, esto no puede existir, no es parte del infierno, en consecuencia, la diada no puede avanzar, son las espinas y el terror lo que tiene que imperar.

Ten coraje en hacer uso de tu inteligencia (Kant) no podemos seguir dejando que las emociones superen nuestra futuro, no podemos continuar bajo el somnífero de la corrupción, hagamos que la prudencia sea una virtud política; recordemos que las mejores promesas son aquellas que no se cumplen.

Hagamos de la vida una victoria impoluta, que las oscuras intenciones tengan el mejor de los castigos, desterrarlos del manejo de la cosa pública, estamos cansados que todos los días, todos los días, los diarios publicando ominosos actos de atraco de fondos públicos.

Eduardo Tabarez Ramírez

educarae@hotmail.com