Testimonios

Franklin Barriga López

La crítica situación en que se debate nuestro país se debe, en gran parte, al sectarismo ideológico y más desaciertos en que cayó el régimen presidido por Rafael Correa, uno de los más nefastos no solo para la libertad de prensa.

Los casos de corrupción en lo que popularmente se denomina la década robada constituyen motivo de indignación y repudio. El propio presidente Lenín Moreno aseveró: “Estoy espeluznado por la corrupción galopante en el gobierno de Correa. El socialismo del siglo XXI se prostituyó no solo en el Ecuador sino en la región”. La vicepresidenta María Alejandra Vicuña aseguró que en el referido gobierno “campeaba la corrupción en los distintos sectores”. Raúl Patiño, quien fue influyente activista en favor de Correa, denunció: “Cuántas veces nos reunimos para decir cómo hacemos y enjuiciar a esos que estaban robando en Petroecuador y a esos ministros que todos sabíamos que hacían las obras con sobreprecios, pero a los asambleístas nos tenían prohibido fiscalizar”.

Es preciso rememorar estas revelaciones de quienes estuvieron cercanos a ese régimen y, por ello, conocedores profundos de lo acontecido, para darse cuenta de lo que realmente sucedió.

Por otra parte, Julio César Trujillo, presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, de reconocida reputación, que en su momento combatió la corrupción imperante en el correato, dio a saber: “Nos dijeron que eran de manos limpias, pero vemos que han estado embarradas en corrupción hasta los codos; han sido de mentes lúcidas para perjudicar al país y no para servir al pueblo ecuatoriano”.

Por su expresivo contenido, los testimonios anotados son suficientemente elocuentes para darse cuenta de lo que jamás debe volver.

fbarriga@lahora.com.ec