Problemas por doquier

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

El gobierno enfrenta tiempos difíciles en todos los ámbitos. En lo político trata de desmarcarse de su predecesor y de su nefasta visión económica que nos tiene desfinanciados, frenando nuestro desarrollo. En lo social, empezaron las protestas de varios sectores sociales, despotricando sobre las medidas que el gobierno tenía que tomar. En lo educativo, la reapertura de las escuelas rurales, ratifica que muchas de las denominadas del milenio, fue dinero mal gastado. La inserción de materias como cívica y ética, además de la eliminación de falacias, como la que el ex Mandatario fue un héroe, al estilo de Alfaro, son urgentes.

Pero en lo agropecuario, la situación se complica. La ganadería de leche está en soletas. No tenemos la cultura para llegar a estándares de consumo de lácteos internacionales, y los bolsillos no dan para ello tampoco. El moco del plátano amenaza al país, sin que un ente estatal ofrezca plantas certificadas al productor a precios de costo. El maracuyá tiene la opción orgánica, pero antes de su segundo año de vida, las plantas mueren por plagas cuyo control es costoso. Y nadie controla precios de insumos de manera eficiente y transparente, aún sabiendo de su enorme impacto en los costos de producción. El cacao se mantiene a precios que lo hace apenas una actividad familiar, pues su escasa rentabilidad no justifica hacerlo empresarialmente. La palma aceitera a menos de 145 dólares la tonelada no es rentable, sin contar con la letal enfermedad de la pudrición del cogollo que amenaza con erradicarla a mediano plazo. Entre otros casos.

Este último sector, publicó una Carta Abierta al Presidente, exponiéndole desesperadamente su situación. Además, ANCUPA presentó un proyecto de ley que proteja al sector productor en la Asamblea Nacional, como lo tienen otros sectores. Se espera el pronunciamiento del Ejecutivo y Legislativo en los próximos días.

No obstante, para ir resolviendo las penosas situaciones, se requiere de recursos y de voluntad política. Disminuyendo los gastos corrientes y trayendo capitales foráneos, se pueden obtener. Lo difícil será transar con las mafias criollas. Difícil panorama.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com