Políticos lagartos

Eduardo Naranjo Cruz

La estupidez en política siempre produce catástrofes, esta vez contra del sector agropecuario, fuente real de riqueza. El gobierno anterior atacó INIAP, centro de investigaciones agropecuarias con más de 50 años de aportes, le quitó áreas de terreno en Santa Catalina, borde sur de Quito, para extender más aún la urbe, eliminando áreas de investigación, hoy aparece un tal “legislador” solicitando se traslade la sede administrativa de la institución a Yahuachi, donde seguramente tiene compadres.

El INIAP es la primera institución de derecho público, que gracias al ingeniero Fabián Portilla, su fundador, creó la primera planta de al menos 45 masters y 13 PHD de los verdaderos, cuyo trabajo consolidó la producción de semillas mejoradas y resistentes para los cultivos de mayor importancia para la economía, así como prácticas de manejo ganadero para el desarrollo de la producción lechera y de carne y lo más importante la creación de un amplio campo de “germoplasma”, semillas con características genéticas valiosas para el mejoramiento y resistencia de los cultivos.

Sin embargo, la intromisión política en esta institución valiosa para la economía ecuatoriana inició con Bucaram y continuó, el gobierno pasado, cambió un director técnico en la estación Portoviejo, puso un profesor universitario y este a su vez sacó a un master con experiencia para poner un alumno aprendiz, que acabó con el campo de germoplasma de especies arbóreas para el litoral, muestra de las continuas estupideces de los lagartos de la política contra la ciencia y la economía.

No hay coherencia alguna en llevar la administración del Instituto fuera del área de planeamiento junto al ministerio, para asesorar políticas correctas, a un pueblo donde hay claros intereses de los Bucaram.

eduardofnaranjoc@gmail.com