Los deportistas ecuatorianos

Rosalía Arteaga Serrano

El triunfo del carchense Richard Carapaz en la prueba ciclística el Giro de Italia nos deja algunas lecturas a los ecuatorianos de las que debemos sacar provecho. A todos nosotros, que solemos ser escépticos cuando se trata de reconocer los triunfos de los compatriotas.

La tenacidad, la capacidad, la disciplina, el coraje, el empuje y el entusiasmo, son características que encontramos en muchos de los deportistas que logran triunfos aun en situaciones de adversidad. Los casos se repiten y a veces dejan indiferente a la opinión pública.

No son casos de excepción, como podemos comprobar en los últimos días, en los que también otros ecuatorianos han obtenido triunfos que dejan en alto al deporte nacional: en patinaje artístico, en natación, en montañismo, en taekwondo, en tenis de mesa, en salto de altura, en los 800 metros, en marcha, en micro-tenis, en BMX y ahora en ciclismo.

Las preseas, los premios y los reconocimientos que los jóvenes de nuestro país reciben enarbolando el tricolor nacional, nos llenan de emoción. La mayoría de ellos los han logrado con esfuerzos enormes para entrenar, para participar, lograr su manutención, tener entrenadores capaces y hasta para viajar. Todas esas dificultades, esas barreras para otros insalvables, no han disminuido un ápice su entusiasmo, la nobleza y la envergadura de su trabajo.

¡Qué ejemplos maravillosos! Qué orgullo el que todos experimentamos por los jóvenes atletas que simbolizan lo mejor de nuestro pueblo, las más relevantes características de unos seres humanos que no se dejan avasallar por la adversidad y que surgen para demostrar que sí se puede cuando se quiere.

Todos esos logros deberían llamar la atención de las autoridades encargadas del deporte. No solo se necesitan aplausos, sino apoyo adecuado y sin vacilaciones.

rosaliaa@uio.telconet.net