Los audiovisuales

Pablo Escandón Montenegro

Hemos asistido a la protesta de los trabajadores del sector audiovisual por la defensa del artículo 98 de la LOC, que se refiere exclusivamente a la producción de publicidad nacional.Hemos asistido a la protesta de los trabajadores del sector audiovisual por la defensa del artículo 98 de la LOC, que se refiere exclusivamente a la producción de publicidad nacional.

En medios sociales han expresado su disconformidad por la eliminación de este artículo que dicen “atentar contra la producción de películas, cortometrajes y toda producción nacional, porque lo audiovisual es lo que muestra al exterior lo que somos como país”.

Un bello discurso que no se refiere al artículo 102, en donde se dice que los medios de comunicación audiovisuales deberán contratar producción ecuatoriana: películas, series, telenovelas, programas educativos, programas divulgativos de acuerdo con el porcentaje de lo facturado en el año, entre un 2 y 5 por ciento. Cuota muy baja.

¡Por qué en lugar de rasgarse las vestiduras por el 98, no lo hacen por el 102 y piden que los gerentes de programación suban ese porcentaje y sea por lo menos del 10%?

No hace falta responder a la pregunta, porque el mercado ecuatoriano creció en agencias de publicidad y productoras audiovisuales dedicadas a hacer comerciales de televisión.

En cuántos canales tenemos producción de series ecuatorianas, cuántas telenovelas con producción independiente se han realizado, cuántas películas ecuatorianas han sido compradas por los canales de tv, cuántos largometrajes de directores ecuatorianos han estado por más de dos semanas en cartelera…
Lo que les interesa y molesta es que no sean ellos los productores de la publicidad audiovisual. No es economía naranja, porque no hay industria cultural. No es su culpa: desde la LOC solo se impulsó la publicidad y no los contenidos.

El chauvinismo aflora siempre que toca competir; así somos como sociedad en general con los extranjeros. Los otros son el problema, no nosotros.

pescandon@gmail.com