Las ‘papas calientes’ de Moreno

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

La inédita actuación del Contralor creando un comité para auditar la deuda contraída por el anterior régimen, conformándola con personas de reconocida solvencia moral, marca el inicio hacia la búsqueda de la transparencia, tan venida a menos en tiempos de Correa, donde se manejaron recursos de todos los ecuatorianos como si fuesen de su propio peculio.

Y digo inédita, pues, el doctor Celi fue subcontralor del inefable excontralor Pólit, cómplice de los oscuros manejos del anterior régimen. Su actuación referente al esbirro correísta, Richard Espinosa, aun cuando éste haya sido adulado públicamente por el actual Mandatario, también lo adorna sobremanera. Esperemos que esta auditoría nos conduzca finalmente al retorno del dinero a sus legítimos dueños y no sea otro saludo a la bandera. La Comisión Anticorrupción, sin duda, hará un seguimiento del accionar de tan prestigioso comité.

La apertura de lejanas e inservibles representaciones diplomáticas con países de dudoso accionar en el plano internacional, que además cuestan ingentes recursos a un país sobre endeudado y con un déficit presupuestario inmanejable, se suma al irresponsable desmantelamiento de la carrera diplomática nacional, incrustando en ella a personas impreparadas en tan importante actividad, lo que ha llevado, inclusive, a incurrir en el grave error al intentar burlarse, nada menos, que de la importantísima diplomacia británica, otorgándole la nacionalidad y hasta el pasaporte diplomático al delincuente internacional Julian Assange. Ya se imaginarán cómo hemos quedado ante los ojos del mundo. La actual Canciller, que es además mujer de Mangas… se ha convertido en una verdadera ‘papa caliente’ para Moreno.

Estos acontecimientos relevantes coinciden con el nuevo retorno del exmandatario para hacer campaña por el no para eternizarse en el poder, rodeado por guardaespaldas pagados por un gobierno que promueve el sí, justo cuando empiezan a aparecer serios indicios de responsabilidad política y civil que apuntan claramente hacia él, situación que abre por lo menos dos interrogantes: ¿O él viene al país a desafiar a una justicia que piensa que aún responde a sus órdenes? ¿o intenta ser otra ‘papa caliente’ para el régimen, que, de ordenar su captura lo convertiría en el mártir de la dizque revolución, dando por terminado su aburrido retiro belga, donde él no es nadie? Y mientras la politiquería criolla continúa entretenida, el país sigue desgobernado y sin norte.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com