La geopolítica y la crisis

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

El asedio de la ideología socialistoide, proveniente de gobiernos fracasados y corruptos latinoamericanos, que, gracias al verbo populista y a un enorme capital económico mal habido, hacia los gobiernos de centro derecha latinoamericanos, parece provenir de Rusia y China, potencias que añoran su poderío geopolítico de antaño, a pesar que su fracasado comunismo, usado cínicamente apenas como un mentiroso membrete. Este ataque programado a gobiernos que han funcionado con aceptable éxito en su desarrollo macroeconómico, pero con fallas en lo social, donde las desigualdades sociales abismales no han sido atendidas de manera adecuada, es de donde se agarran sus beligerantes y corruptos representantes.

Ante esta situación geo política preocupante, cabe señalar que un rediseño de la estructura para desarrollar los países latinoamericanos, en la que conspiran factores como el racismo, la corrupción y la escasa seguridad jurídica, debe constituir una prioridad para los intelectuales y políticos latinoamericanos, si se quiere iniciar una contraofensiva inteligente ante ese progresivo asedio, que esconde detrás de esa demagogia de eliminar la pobreza y desigualdades, un objetivo oscuro, un desprecio a las democracias, un afán de estrangular torpemente a la empresa privada, obnubilando a las masas con bonos y dádivas, que además salen de su mismo bolsillo, generando un caos vandálico escondido tras las protestas sociales, donde puedan pescar a río revuelto y retornar al poder a cualquier precio para continuar con su saqueo exitoso. Correa, Fernández, Lula y Evo, son apenas peones muy bien asalariados, de esta enorme trama estratégica de desestabilizaciones zonales, que nació en el Foro de Sao Paulo y prosiguió con el Grupo de Puebla.

Los compromisos de Moreno, lo obliga a mantener a peligrosos incondicionales del ex Mandatario, algunos muy bien camuflados en puestazos en el exterior, y le imposibilita atacar el verdadero problema nacional, como es la creación de empleo, la seguridad jurídica, y una restructuración en lo administrativo, productivo y político, que cambie esta sensación generalizada, de que nuestro estancamiento no tiene solución.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

El asedio de la ideología socialistoide, proveniente de gobiernos fracasados y corruptos latinoamericanos, que, gracias al verbo populista y a un enorme capital económico mal habido, hacia los gobiernos de centro derecha latinoamericanos, parece provenir de Rusia y China, potencias que añoran su poderío geopolítico de antaño, a pesar que su fracasado comunismo, usado cínicamente apenas como un mentiroso membrete. Este ataque programado a gobiernos que han funcionado con aceptable éxito en su desarrollo macroeconómico, pero con fallas en lo social, donde las desigualdades sociales abismales no han sido atendidas de manera adecuada, es de donde se agarran sus beligerantes y corruptos representantes.

Ante esta situación geo política preocupante, cabe señalar que un rediseño de la estructura para desarrollar los países latinoamericanos, en la que conspiran factores como el racismo, la corrupción y la escasa seguridad jurídica, debe constituir una prioridad para los intelectuales y políticos latinoamericanos, si se quiere iniciar una contraofensiva inteligente ante ese progresivo asedio, que esconde detrás de esa demagogia de eliminar la pobreza y desigualdades, un objetivo oscuro, un desprecio a las democracias, un afán de estrangular torpemente a la empresa privada, obnubilando a las masas con bonos y dádivas, que además salen de su mismo bolsillo, generando un caos vandálico escondido tras las protestas sociales, donde puedan pescar a río revuelto y retornar al poder a cualquier precio para continuar con su saqueo exitoso. Correa, Fernández, Lula y Evo, son apenas peones muy bien asalariados, de esta enorme trama estratégica de desestabilizaciones zonales, que nació en el Foro de Sao Paulo y prosiguió con el Grupo de Puebla.

Los compromisos de Moreno, lo obliga a mantener a peligrosos incondicionales del ex Mandatario, algunos muy bien camuflados en puestazos en el exterior, y le imposibilita atacar el verdadero problema nacional, como es la creación de empleo, la seguridad jurídica, y una restructuración en lo administrativo, productivo y político, que cambie esta sensación generalizada, de que nuestro estancamiento no tiene solución.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

El asedio de la ideología socialistoide, proveniente de gobiernos fracasados y corruptos latinoamericanos, que, gracias al verbo populista y a un enorme capital económico mal habido, hacia los gobiernos de centro derecha latinoamericanos, parece provenir de Rusia y China, potencias que añoran su poderío geopolítico de antaño, a pesar que su fracasado comunismo, usado cínicamente apenas como un mentiroso membrete. Este ataque programado a gobiernos que han funcionado con aceptable éxito en su desarrollo macroeconómico, pero con fallas en lo social, donde las desigualdades sociales abismales no han sido atendidas de manera adecuada, es de donde se agarran sus beligerantes y corruptos representantes.

Ante esta situación geo política preocupante, cabe señalar que un rediseño de la estructura para desarrollar los países latinoamericanos, en la que conspiran factores como el racismo, la corrupción y la escasa seguridad jurídica, debe constituir una prioridad para los intelectuales y políticos latinoamericanos, si se quiere iniciar una contraofensiva inteligente ante ese progresivo asedio, que esconde detrás de esa demagogia de eliminar la pobreza y desigualdades, un objetivo oscuro, un desprecio a las democracias, un afán de estrangular torpemente a la empresa privada, obnubilando a las masas con bonos y dádivas, que además salen de su mismo bolsillo, generando un caos vandálico escondido tras las protestas sociales, donde puedan pescar a río revuelto y retornar al poder a cualquier precio para continuar con su saqueo exitoso. Correa, Fernández, Lula y Evo, son apenas peones muy bien asalariados, de esta enorme trama estratégica de desestabilizaciones zonales, que nació en el Foro de Sao Paulo y prosiguió con el Grupo de Puebla.

Los compromisos de Moreno, lo obliga a mantener a peligrosos incondicionales del ex Mandatario, algunos muy bien camuflados en puestazos en el exterior, y le imposibilita atacar el verdadero problema nacional, como es la creación de empleo, la seguridad jurídica, y una restructuración en lo administrativo, productivo y político, que cambie esta sensación generalizada, de que nuestro estancamiento no tiene solución.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

El asedio de la ideología socialistoide, proveniente de gobiernos fracasados y corruptos latinoamericanos, que, gracias al verbo populista y a un enorme capital económico mal habido, hacia los gobiernos de centro derecha latinoamericanos, parece provenir de Rusia y China, potencias que añoran su poderío geopolítico de antaño, a pesar que su fracasado comunismo, usado cínicamente apenas como un mentiroso membrete. Este ataque programado a gobiernos que han funcionado con aceptable éxito en su desarrollo macroeconómico, pero con fallas en lo social, donde las desigualdades sociales abismales no han sido atendidas de manera adecuada, es de donde se agarran sus beligerantes y corruptos representantes.

Ante esta situación geo política preocupante, cabe señalar que un rediseño de la estructura para desarrollar los países latinoamericanos, en la que conspiran factores como el racismo, la corrupción y la escasa seguridad jurídica, debe constituir una prioridad para los intelectuales y políticos latinoamericanos, si se quiere iniciar una contraofensiva inteligente ante ese progresivo asedio, que esconde detrás de esa demagogia de eliminar la pobreza y desigualdades, un objetivo oscuro, un desprecio a las democracias, un afán de estrangular torpemente a la empresa privada, obnubilando a las masas con bonos y dádivas, que además salen de su mismo bolsillo, generando un caos vandálico escondido tras las protestas sociales, donde puedan pescar a río revuelto y retornar al poder a cualquier precio para continuar con su saqueo exitoso. Correa, Fernández, Lula y Evo, son apenas peones muy bien asalariados, de esta enorme trama estratégica de desestabilizaciones zonales, que nació en el Foro de Sao Paulo y prosiguió con el Grupo de Puebla.

Los compromisos de Moreno, lo obliga a mantener a peligrosos incondicionales del ex Mandatario, algunos muy bien camuflados en puestazos en el exterior, y le imposibilita atacar el verdadero problema nacional, como es la creación de empleo, la seguridad jurídica, y una restructuración en lo administrativo, productivo y político, que cambie esta sensación generalizada, de que nuestro estancamiento no tiene solución.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com