La crisis venezolana

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

Da la impresión, que la crisis política venezolana empieza a tomar su recta final. Desde la época de despilfarros, arrogancias e implementación de un sistema político sin sostenibilidad en el tiempo, impuesto por Hugo Chávez, y luego su cantinflesca continuación por su sucesor, hemos visto cómo un país tan rico en recursos naturales, ha maltratado el futuro de sus habitantes de la manera más inescrupulosa. El éxodo que hemos presenciado los últimos años, solo corrobora que las cosas ya son intolerables para los venezolanos que no se encuentran en la rosca del entorno político y militar de ese pueblo. Pues es evidente, que un régimen tan mal manejado, cegado por una ideología cínica y caduca, era sostenido por la milicia del país norteño.

Todo extremo es nocivo. Durante décadas antes del chavismo, eran de tal magnitud los ingresos fiscales de esa nación, que casi todos los productos de primera necesidad se importaban, generando una mentalidad ociosa en los venezolanos que labraban el agro. Y lo peor que puede hacer un gobierno, es descuidar su sector agropecuario, que es la sabia que nutre la vida de todo país. Al médico ud. lo utiliza de vez en cuando, al ingeniero pocas veces en su vida, pero al agricultor tres veces diarias. Descuidarlo es no tener visión de futuro como nación, o hacerle el juego a los oligopolios. Ambos casos son censurables.

¿Consecuencia de aquello?, la falta de empleo; la carestía de la canasta familiar; no manejar con sensatez la economía de un Estado, y todo debido a una ideología caduca y corrupta que se quiso imponerse en toda Latinoamérica. Pero no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Lo que todos esperábamos se está dando, que sea el mismo pueblo venezolano el protagonista del cambio hacia la senda del progreso para todos. Se creía que una implosión dentro de las fuerzas del orden tenía que darse. Pero la manera en que los venezolanos resuelvan su crisis interna, solo a ellos les compete.

Hacemos votos por que el vecino país resuelva su crisis, pues en nuestra patria no hay suficientes empleos para todos. Dios proteja a la hermana nación.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com