Juicio, presupuesto y depredación

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

Si el juicio político al Vicepresidente Glas únicamente se tramitará por el delito medio de asociación ilícita, cabe esperar, que en el transcurso del proceso, vayan saliendo la concurrencia de varios delitos de carácter penal que saltan a la vista, y sobre todo, que se llegue a quien le encomendó la responsabilidad de los sectores estratégicos, diseñador de la institucionalidad e impunidad plasmada en la Constitución de Montecristi.

No obstante, vemos a Capaya negociar su pena para evitar involucrar al verdadero culpable, y, gracias a la colaboración eficaz, obtener una mínima pena, sin estar obligado a la devolución del dinero de todos los ecuatorianos. Esta obligatoriedad de restitución, tiene que trabajarse en la Asamblea Nacional para tipificarla con claridad en la ley.

También llamó la atención que el presupuesto general del Estado replique lo del gobierno anterior, y establezca que 11 mil millones deberán ser cubiertos por más deudas, provenientes mayoritariamente del alicaído IESS del BC. Por lo que cabe preguntarse, ¿estamos en realidad, cambiando el modelo de desarrollo?

De igual manera vimos con estupor, cómo una gigantesca flota pesquera china se mantuvo en las cercanías de nuestras islas Galápagos, pescando especies en peligro de extinción en la tercera reserva marítima más grande del planeta, sin que haya una rápita y enérgica protesta diplomática y militar por parte del Gobierno. A los chinos les tienen sin cuidado nuestras quejas, sean sobre el Yasuní; la minería en cielo abierto; o cualquier acto reñido con la razón, contra el país y hasta contra la humanidad. La patente de corso dada por el anterior gobierno, es usada descaradamente.

La devolución de los fondos del peculado, cohecho, concusión e enriquecimiento ilícito; la sobreexplotación de los mares por parte de las potencias, y el poco valor que los gobiernos del tercer mundo otorgan al productor de alimentos (solo el primer mundo los subvenciona distorsionando el comercio internacional), son temas vitales a nivel mundial. No tratarlos por causas electoreras, como en nuestro caso, nos obliga a preguntarnos, ¿estamos siendo gobernados con honradez mental y visión de estadista?

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com