Federalistas y Covid-19

“Los escenarios son tan graves que requieren la participación y corresponsabilidad de todos los poderes del Estado y las Fuerzas Armadas”, fue el mensaje que el Consejo de Seguridad presentó frente a la crisis sanitaria, económica y de seguridad que vive el país con riesgos de disolución social y nacional, según lo informó el portal Plan V.

Los pronunciamientos federalistas exacerbados apuntan a desviar las críticas hechas al gobierno local guayaquileño y soslayan la ayuda del personal médico y uniformado de Quito y del país desplegada al Puerto, así lo muestra el articulista guayaquileño Francisco Swett quien afirma que “el tener una misma bandera, escudo y un himno no ha sido garantía de solidaridad nacional alguna, como ha quedado demostrado en la tragedia guayaquileña.”

Por lo visto, esta crisis ha costado valiosas vidas humanas y la distorsión de la verdad en las cifras. La varita mágica del federalismo no es autocrítica y puede desviar la atención del atraco producido por las corruptelas locales.

Jamás los defensores del federalismo miran casa adentro a los concentradores de riquezas mal habidas, culpan solo al Estado de todo mal y pecado, ese que ha invertido obras millonarias en su territorio. El periodista Fernando Villavicencio, en Ecuavisa, sostuvo que el Gobierno asignó a caudillos guayaquileños y a otros la dirección de hospitales. El guayaquileño Jorge Wated, reemplaza a Paúl Granda en el directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). “Un sapo reemplaza otro sapo”, sentencia la sátira ciudadana en las redes.

Una de las conclusiones del Consejo de Seguridad, propone más recursos para la provincia del Guayas. Esto parte de una premisa cuestionable pues, la seguridad estratégica del país debería priorizar la lucha contra la corrupción, que es la amenaza principal que caotiza, y asegurar el desarrollo sostenible y la autonomía en cada uno de los territorios, defendiendo el empleo. Quito paga entre el 65% y 70% de los tributos nacionales, (17 mil millones de dólares en 2018) tal como consta en las cifras del Servicio de Rentas Internas. Guayaquil aporta menos de la mitad. A Quito retorna apenas un 10% de toda su tributación.

saraserranoalb2@yahoo.com