Esclavos de la palabra

Para un régimen acostumbrado a frases rimbombantes como “la larga oscura y triste noche neoliberal”, “los de siempre”, “somos más”, “los tirapiedras”, “los sicarios de tinta”, “la prensa corrupta” o “la gorda horrorosa”, es impensable que sean sus propias frases, y no fuera de contexto, las que los esclavizan.

El asesor jurídico de la presidencia, Alexis Mera calificó a monseñor Antonio Arregui, en declaraciones a Ecuavisa, como “un insolente recadero de la derecha, que a nombre propio dice que el Gobierno no dialoga. Él es el que debe dialogar con los homosexuales que dice que no sirven para nada”, Pensar que en su hoja de vida Mera aparecía como “asesor de León Febres Cordero”.

También en Ecuavisa, la asambleísta Soledad Buendía declaraba: “no estamos proponiendo ni debatiendo la reelección indefinida. Lo que permite esta enmienda es ampliar las libertades de los ciudadanos. Para nada estamos buscando una reelección indefinida y que se pueda hacer hasta la muerte de su titular”. Como decía Roberto Aguilar en su blog, “la asambleísta juega a esconder la bolita: no quieren la reelección indefinida. Solo extender el derecho que tiene Rafael Correa de ser reelegido”…
Al criticar el paro el Presidente habló de “los indios fracasados”.

En marzo declaraba que “estamos preparados incluso para un barril de $20”. Ahora dice que “nos cuesta 39 dólares producir un barril de petróleo y lo vendemos en $30”. Hoy Correa reconoce “que se viven momentos duros por el volcán y la caída del precio del petróleo” (declaración hecha el martes pasado en Latacunga).

La ministra y amiga del presidente, María de los Ángeles Duarte, en una entrevista radial, lo completa: “El Presidente, como cualquier ser humano, también tiene una capacidad de resistencia, tiene un límite, ¿no? Ya, la verdad lo he escuchado algunas veces y es cierto, que está cansado. Que es más o menos como cuando Cristo estaba en el monte de los Olivos, era una misión que tenía que cumplir. Acaso él la quería. Pero, si no era él ¿quién? ¿Me comprende?”. Ya no es necesario deducir quién compara a quién…

ugostornaiolo@gmail.com