El mejor ecuatoriano de todos los tiempos

Una pleyade de conspicuos luchadores y pensadores, edificadores de un Ecuador progresista y soberano.

Con la franquía de la «BBC» de Londres, así como en Francia, Inglaterra, etc., y bajo tres parámetros de un elocuente juicio de valores se dimensionó el liderazgo, el humanismo y el legado histórico de los cien ecuatorianos mas ilustres de todos los tiempos, que por su ética superior, su espíritu de transformación y sus lealtades, principios y valores representan la máxima expresión de nuestro país.
Este evento realizado en Ecuador que entraña un profundo civilismo, una conciencia crítica, el beneficio del inventario patriótico, los valores humanos, la ciencia política, la convicción de auténticos estadistas, el germen inagotable de la ciencia y el raudal de la literatura, acreditó y seleccionó, a los diez valores más opcionados y dignos para ser nominados como «El mejor Ecuatoriano de todos los tiempos», por ser el gestor de un legado diáfano, perenne y eterno de las civilizaciones de todas las dimensiones en el tiempo y el espacio.
Estos ilustres personajes son: El General Eloy Alfaro, quien definitivamente fue proclamado como el ungido con tan expresivo galardón, y le siguen en su orden: Jeferson Pérez, Juan Montalvo, José María Velasco Ibarra, Matilde Hidalgo de Prócer, Pedro Vicente Maldonado, Eugenio Espejo, Monseñor Leonidas Proaño, Vicente Rocafuerte y Oswaldo Guayasamín.
Estos diez paradigmas del humanismo, preclaros héroes nacionales representan el expresivo lenguaje del ejemplo y la magnificencia porque sus valores, su exquisitez y su fortaleza se reflejan en el ámbito de todos los hemisferios y latitudes, globalizando nuestro prestigio en todos los horizontes con caracteres relevantes e inmutables.
Los acontecimientos efusivos sensibilizan nuestro espíritu, imprime robustez en nuestro criterio para innovar el comportamiento y enrumbarnos por la ruta de la verdad, imitando el ejemplo de probidad y concomitantemente ratificar sus valores imperecederos.
La similitud de nuestros ciudadanos preclaros con los criterios de Galileo, Copérnico, Newton y Einstein que son la esencia del pensamiento y la ciencia cuestionaron los supuestos prevalecientes en su época y proyectaron y ampliaron su visión para abarcar fenómenos que antes nadie había confrontado y dilucidado, talladores del futuro.