¿Despolitización de la justicia?

Desde la conciencia colectiva se demanda la despolitización de la justicia. Desde los recovecos de la politiquería contumaz continúan pirateando la justicia.

En la conformación de una nueva Corte Suprema de Justicia hay dudas que vienen desde algunas denuncias de que varios ministros jueces de la Corte tienen o tuvieron vínculos con ciertos partidos políticos.

Si la Corte Suprema actúa con corrección legal y pulcritud ética, todas las sospechas quedarán desvanecidas. Ojalá esto ocurra por el bien del país. Pero ¿si ocurre lo contrario?

¿Qué pasa con el poco prestigioso andamiaje de las Cortes superiores, los juzgados y los distritos del Ministerio Público?

Aquí en Tungurahua es evidente la presencia de funcionarios afines al PSC en los organismos antes mencionados. No quiero decir con esto que los mencionados funcionarios no merezcan el beneficio de la duda. Pero hay ciertos signos.

Para muestra veamos lo que ocurrió el 15 del presente mes. Había que cumplir una diligencia mediante la cual se debía receptar la declaración de un chofer de taxi que en estado de ebriedad atropelló y mató a la señora Eudoxia Gutiérrez en la Calle Bolívar.

La Agente Fiscal que debía realizar la diligencia se trasladó al Centro de Rehabilitación Social Ambato. Allí receptó las respuestas a un cuestionario por demás simple. Permitió la presencia de familiares y amigos del chofer imputado, pero no permitió la presencia de representantes de la parte acusadora.

Curiosamente la abogada del chofer es hermana de la Ministra Fiscal, ambas con vinculaciones familiares con el PSC. Parece ser que se intenta presentar al chofer como inocente y a la atropellada como culpable, con el agravante de que la señora atropellada murió a consecuencia del accidente.

Si es así como se maneja la aplicación de la ley y la justicia, hemos de coincidir que la despolitización, supuestamente aplicada en la conformación de la Corte Suprema, falta ser implementada a escala nacional en todos los distritos de las Cortes superiores y del Ministerio Público.

Si no se realiza un saneamiento desde abajo, la administración de justicia continuará en entredicho, y la desconfianza seguirá alimentando la angustia y el coraje popular.

[email protected]