Causas de nuestra crisis

Raro, por decir lo menos, resulta que los implicados en la red de corrupción de Odebrecht haya sido la gran mayoría de los exmandatarios sudamericanos y que en nuestra patria, una de las más corruptas del planeta, el expresidente Correa haya salido incólume, lo que habla por sí solo del valor de nuestra Fiscalía, justicia y Judicatura, plagadas de trampas legales usadas para dilatar procesos.

Que Moreno anuncie con bombos y platillos su ‘cirugía mayor a la corrupción’ y que ni siquiera se sepa la integración de la famosa lista de los coimeados por la multinacional brasilera, huele a que la pus sigue por aquí. Y este caso es insignificante, en relación con la corrupción que se da en los cabildos a nivel nacional, donde los controles de la Contraloría General del Estado son minúsculos.

Eso es la ‘viveza criolla’ generalizada, sumada a la delincuencia organizada del anterior régimen, son las principales causas de nuestra crisis económica, política y moral. Inobjetable. Solo actuando al estilo Singapur, eliminando de un solo plumazo la corrupción, podremos salir adelante como país.

Y esta vergonzosa situación, impide tratar el tema de la inmisericorde y salvaje intermediación, que arrasa con las utilidades de nuestros productores a nivel nacional y que constituye la tercera causa de nuestra crisis generalizada. Los intereses creados inducen, obviamente, a que nadie hable de esto. Y luego dicen que en nuestro país todo está caro… La intermediación es indispensable para el abastecimiento de las industrias, pero de ahí al libertinaje en su accionar hay mucha distancia. Mientras no haya una ley que regule esta actividad, no habrá ley de reactivación económica que funcione.

Pienso que este ‘lleve’ a todo nivel, impide el correcto accionar de los ministerios relacionados con la producción que quieren mejorar el panorama productivo nacional, pues, se enfrentan a mafias criollas que lucran del caos provocado en las cadenas productivas, que irrespetan la dignidad del productor y de la ciudadanía en general. ¿Será posible que algún gobierno sin ataduras, “tome al toro por los cuernos” y nos lleve a ser un mejor país?

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com