Buenos discursos

EDUARDO CHIRIBOGA APONTE

El discurso del presidente Moreno el jueves 24, fue bastante positivo. Conciliador, de unión entre ecuatorianos, de esperanza en días mejores. Su estilo de un motivador experimentado le ayudó. Claro está, que eludió referirse a temas candentes como el déficit fiscal, la deuda pública y la generación de empleo. La presentación resumida de su segundo plan económico parece esperanzador. Todos esperamos que no sea un compendio de buenas intenciones. El país requiere transitar por otro camino que el que no sea el que nos puso al borde del abismo en el régimen anterior. Y para consolidar la nueva visión, aún se requiere deshacerse de ciertos lastres que todavía deambulan por el Gabinete ministerial y la vicepresidencia.

Lo político tomó demasiado tiempo. Lo pragmático aún no despega. El nuevo equipo económico luce capacitado, pero deshacerse de igual manera de intereses grupales, monopólicos y monopsonios, que anclan al tercermundismo a nuestra patria, va a serles complicado. Optar por una política de corte conservador o de derecha, ya no es posible. El mundo ya superó, tanto al comunismo y socialismo, visiones que fracasaron rotundamente en todo el planeta; tanto como las ideologías de extrema derecha, que no otorgan oportunidades al pueblo de surgimiento económico y social. Y este equipo lo sabe. Unir el discurso de un izquierdista pragmático, como parece ser Moreno, a la realidad del mundo globalizado que tenemos, les va a exigir mucha sutileza.

Los ofrecimientos de recuperar lo hurtado por el gobierno anterior, suena a cantos de sirena. Que se hayan esfumado más de 24.000 millones de dólares y que haya apenas un palo grueso preso y por un delito menor, como el de asociación ilícita, es desesperanzador. Pocos creen que volvamos a ver ese dinero que tanta falta nos hace como país. Es más, mientras la justicia aún se encuentre en manos de Correa, los caretucos seguirán regresando por sus fueros y hasta insistirán en regresar al poder. La descarada negación sistemática de sus delitos los mantendrá libres. Nadie roba con recibo, ni recibe como coimas un cheque.

Pero debo reconocer que el discurso, tanto de la Presidenta de la Asamblea, como el del Primer Mandatario de la Nación, fueron hondamente positivos, dada la situación de transición política que vivimos.

eduardochiribogapuntoverde@hotmail.com