Aún hay tiempo

FAUSTO MERINO MANCHENO

Se acercan las festividades del Carnaval y los destinos turísticos se esmeran por adecuar sus instalaciones. Las entidades encargadas de mantener expeditas las vías de comunicación, arreglan carreteras, puentes y la policía se prepara a desplegar sus efectivos para cuidar de la seguridad de los turistas.

Acá en Esmeraldas las playas norteñas y sureñas preparan estas fiestas con programaciones de diversa índole que incluyen espectáculos masivos de atracción popular. En Muisne, la hermosa isla del sur esmeraldeño recibiremos a decenas de turistas ávidos por gozar de la playa más hermosa del país, la más segura, la de menor inclinación y una de las más extensas. De igual manera, el estuario de su ría considerado como santuario de aves que viven en las ramas de miles de mangles dispuestos en su orilla, hacen las delicias de los espectadores.

Muy cierto que la capacidad hotelera de la isla es mínima al momento, pero la carretera de arribo se halla en excelente estado y los comedores de playa proporcionan los frutos del mar preparados de modo ancestral, de la manera más vistosa. Es recomendable que sus propietarios fijen precios justos que permitan una ganancia adecuada, porque de no ser así, se corre el riesgo de que los usuarios comenten con sus amigos y allegados su disgusto. La peor propaganda es la que hace un cliente insatisfecho o molesto.

Una sugerencia muy comedida para el Alcalde: el corto trayecto -menos de 200 metros- que los viajeros con vehículo deben transitar para llegar a la gabarra, se encuentra en condiciones deplorables. Una moto niveladora podría en pocas horas arreglar ese ingreso. La primera imagen de un lugar es la más importante cuando se lo visita. Sabemos la noticia excelente de que hay un convenio firmado para asfaltar las calles del Nuevo Muiste. Esperamos su concreción. La recolección de basura, hasta este momento, es excelente: periódica y efectiva.

faerome2010@yahoo.es