Ola de tiroteos en Estados Unidos

    La escena fuera de una instalación de FedEx en Indianápolis donde, según los informes, varias personas recibieron disparos la noche del jueves 15 de abril de 2021.

    La violencia armada ha retomado el ritmo habitual que había descendido en 2020 por el confinamiento producto de la pandemia. El país vive una “epidemia” de violencia con armas de fuego. 

    Asi lo ha descrito el presidente Joe Biden, tras los tiroteos del último mes. Los últimos ocurrieron el domingo 18 de abril de 2021.

    En uno de ellos un afrodescendiente abrió fuego en un bar de Kenosha, Wisconsin, y dejó tres muertos y tres heridos. Las autoridades anunciaron el arresto de un sospechoso por este episodio.

    Horas más tarde, otras tres personas fallecieron por disparos en la ciudad de Austin (Texas). Dos eran mujeres hispanas, mientras que el tercero fue un hombre afroestadounidense.

    Las autoridades dijeron que pudo ser un incidente de carácter “doméstico” y “aislado”. El presunto agresor logró escapar y el caso se encuentra bajo investigación.

    En lo que va de 2021 se han registrado 150 tiroteos masivos que los define como aquellos en los que al menos cuatro personas mueren o resultan heridas por disparos de balas, exceptuando al autor del ataque.

    Esto según cifras de Gun Violence Archive (GVA), un proyecto sin ánimo de lucro que sigue la violencia con armas de fuego en el país.

    Durante el 2020, hubo 610 incidentes de ese tipo en EE.UU. En 2019 hubo 417, de acuerdo con esa fuente. A continuación, un listado de los más recientes:

    Tiroteo en un almacén de FedEx

    Un tiroteo ocurrió el jueves 16 de abril en un almacén postal de la empresa FedEx en Indianápolis. Arrebató la vida de ocho personas y dejó múltiples heridos, según informaron las autoridades.

    El suceso se produjo poco después de las 23:00 (hora local). En el local trabajan 4.500 personas. Tras el incidente, el atacante se suicidó.

    Una cámara grabó un asesinato en un hospital

    Otro joven afroamericano recibió disparos el lunes 12 de abril por parte de la policía en un hospital de Columbus, Ohio. Se trata de Miles Jackson, de 27 años.

    El hombre se encontraba ingresado en urgencias bajo custodia policial cuando uno de los agentes detectó que llevaba un arma en el bolsillo y le disparó.

    Este fue el tercer caso de violencia policial en la misma semana en una ciudad que vive una nueva ola de protestas raciales.

    Una policía confundió su pistola y mató a un afrodescendiente en Minneapolis

    Daunte Wright, de 20 años, falleció el domingo 18 de abril a manos de la policía. Ocurrió cuando la agente detuvo el vehículo que conducía el hombre por una infracción de tránsito.

    La uniformada quería utilizar su arma eléctrica o táser contra el joven, pero supuestamente se confundió con su pistola. Le disparó una vez a quemarropa.

    La agente, apartada de sus funciones, fue identificada más tarde como Kim Potter, con 26 años de experiencia en el departamento. El hecho quedó registrado en video.

    Wright era padre de un niño de 2 años y estaba desarmado. Para Tim Gannon, jefe de la policía de la ciudad, se trató de un accidente.

    La agente que abrió fuego “confundió” la pistola con el arma de electrochoque, dijo. Este incidente incrementó la tensión por el juicio del caso de George Floyd e incendió de nuevo el área de Minneapolis.

    Tiroteo en Los Ángeles

    Ocurrió el miércoles 15 de abril a las 17:30 (hora local) en un edifico de oficinas en la ciudad de Orange, al sur de Los Ángeles. Un asaltante abrió fuego contra un grupo de personas.

    Dejó cuatro víctimas mortales, entre ellas un menor de edad, según informaron autoridades policiales de la ciudad. Una quinta persona y el propio asaltante también resultaron heridos durante el incidente.

    Hombre mató a diez personas en un supermercado de Colorado

    El hecho ocurrió apenas una semana después de los ataques a tres locales de masajes asiáticos en el área de Atlanta, donde habían sido asesinadas ocho personas. Según testigos del hecho, el atacante entró al sitio, no dijo nada y empezó a disparar.

    El responsable fue identificado por las autoridades como Ahmad Alissa, de acuerdo con una transcripción fonética de su nombre. Aún se investigan los motivos del ataque.

    Te puede interesar:

    Retirada de Castro no representa el fin de la economía centralizada en Cuba