Odisea del secuestro

    78

    Leer el libro “Lejos del infierno, 1967 días en manos de las FARC”, resulta tan escalofriante como emocionante y liberador; estas últimas sensaciones me refiero explícitamente al rescate que el Gobierno colombiano hizo de varias personas secuestradas en la exitosa Operación Jaque. El 12 de febrero de 2003, en la selva del departamento de Guaviare en Colombia una avioneta Cessna 208 se precipitó al suelo, haciendo que los cinco tripulantes que iban a bordo sufran este estrepitoso accidente, pero fueron tomados como rehenes por parte de un grupo de miembros de las FARC.

    Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, todos estadounidenses, fueron llevados a la selva inhóspita, mientras que Thomas Janis (americano) y el colombiano Luis Alcides Cruz fueron ejecutados en el acto. Tanto Tom, Keith así como Marc nos narran todas las vicisitudes, peripecias, enfermedades y el cansancio extremo así como las humillaciones y desplantes que experimentaron mientras estuvieron casi cerca de cinco años y medio secuestrados.

    Uno de los capítulos más desgarradores es la narración de las largas y extenuantes caminatas a través de la selva colombiana y las jornadas de los viajes por ríos en embarcaciones tanto de día como de noche soportando un frío extremo por las condiciones climáticas propias de esas zonas. Ellos se sinceran y reconocen que muchas ocasiones esas largas campañas no tenían rumbo alguno. Muchas historias son contadas acerca de los propios guerrilleros de las FARC, que reconocen la inexistencia de una clara consigna del por qué de su formación y de su mantenimiento como un grupo irregular.

    Conmovedor es poder saber que lo que los mantuvo en vida para sobrellevar ese calvario de la no libertad y en las condiciones que se desempañaban, fueron sus seres queridos. Sus hijos, sus padres y sus esposas todos en sus recuerdos y pensamientos se convirtieron en el pilar esencial y fundamental para no colapsar y lograr seguir con vida, anhelando el momento de la libertad y el reencuentro con sus amados. En el libro mencionan el momento en el que fueron agrupados junto a otros secuestrados, tanto militares, policías, políticos entre estos últimos la afamada excandidata presidencial Ingrid Betancourt. El último capítulo titulado “Libertad” describen los pasos previos a su liberación. Fueron alineados para recibir a miembros de la Cruz Roja para verificar su existencia, fueron amarrados, subidos a helicópteros y en el aire les dijeron: ¡son libres! Apasionante libro que nos muestra que la libertad es sempiterna.

    Luis Coello Kuon Yeng