Notre Dame avanza hacia su reconstrucción dos años después del incendio

    El recuerdo del incendio del 15 de abril de 2019, que destrozó la cubierta de la catedral de Notre Dame, ha dejado paso dos años después a la seguridad de volver a ver el templo en su esplendor en 2024 ante el avance de las obras cuya fase inicial acaba al fin este verano. Foto: EFE

    Hoy se cumplen 2 años del incendio del 15 de abril de 2019 que destrozó la cubierta de la catedral de Notre Dame.

    El presidente de Francia, Emmanuel Macron, visitará este jueves 15 de abril las obras acompañado por la ministra de Cultura, Roselyne Bachelot, y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en el que será su primer regreso a la catedral tras el siniestro.

    “Es la ocasión de dar las gracias a todos los que han permitido salvar la catedral, a lo que trabajan en su reconstrucción y a los 340.000 donantes del mundo entero que han hecho posible estas obras”, detalló el Elíseo.

    Fue Macron quien aseguró la noche del incendio que Notre Dame reabriría en 2024 y de momento la fecha se mantiene, aunque con condiciones.

     

    UNA PRIMERA FASE LLENA DE COMPLICACIONES

    “Ahora mi preocupación es conseguir una planificación rigurosa para fijar nuestro camino para la reapertura al culto en 2024”, dijo el general Jean-Louis Georgelin, coordinador de las obras, en un vídeo sobre la restauración retransmitido en redes sociales.

    Esto pese a los tres desafíos que han complicado las intervenciones: la contaminación por plomo, la crisis sanitaria y la orden emitida por la prefectura que, debido al peligro, regula el número de personas que puede estar en la catedral.

     

     

    POR FIN, LA RESTAURACIÓN

    El segundo semestre de 2021 marcará el inicio de la restauración propiamente dicha, aunque algunos trabajos ya han empezado: el protocolo para probar en la capilla de San Fernando y Nuestra Señora de Guadalupe el proceso de limpieza que se usará en las 24 capillas de la catedral, que se ha probado con éxito.

    La catedral ha recibido donaciones de todo el mundo por valor de 833 millones de euros (casi 1.000 millones de dólares), una cantidad que puede resultar espectacular pero que podría no ser suficiente para el total de las obras y los gastos que quedan por cubrir, por lo que la demanda de donativos continúa. EFE

     

    Te puede interesar:

    Canadá dará residencia a trabajadores esenciales y estudiantes internacionales

    EEUU asegura que es el momento de retirarse de Afganistán

    Llamas arrasan con una histórica fábrica en Rusia