Vivienda reducida a cenizas y escombros

Aproximadamente a las 11h15 de ayer, un fuerte estruendo provocado por la explosión de un tanque de gas, alarmó a los vecinos de la ciudadela España que salieron apresurados de sus domicilios a constatar la novedad.

El flagelo se produjo en una casa de construcción mixta (bloque-madera), ubicada en la esquina de las calles Madrid y Barcelona, por lo que el fuego propagó rápidamente al tumbado de carrizo y las vigas de madera que sostenían el techo de zinc.

Según las primeras indagaciones, en la casa habitaba una anciana de escasos recursos económicos que se gana el pan del día con los pocos ingresos que obtiene por la reventa de mandarinas.

Al momento en que se inició el incendio, el inmueble se encontraba cerrado ya que la persona que la habitaba habría salido a vender las frutas.

Vecinos del lugar dieron aviso al Cuerpo de Bomberos a fin de evitar pérdidas materiales, mientras evacuaban los vehículos que se encontraban estacionados a lo largo de la calle Madrid, antes de que el fuego los alcance.

Ocho bomberos de la Compañía Tungurahua y de Huachi combatieron el fuego durante 30 minutos aproximadamente, contando con el apoyo de dos motobombas y un tanquero que proveía el agua.

Posteriormente realizaron el enfriamiento del lugar y la remoción de escombros a fin de cuantificar las pérdidas. Nada pudo salvarse, sólo escombros quedaron de los muebles y pertenencias que tenía la habitante de la casa.

Personal de la Empresa Eléctrica también acudió al lugar para retirar rápidamente el medidor de energía eléctrica antes de que el fuego provoque la explosión del artefacto y aumente la desgracia.