La fanesca, una tradición que se mantiene en Otavalo

Gastronomía. El delicioso plato de la fanesca ya se lo expende en el Mercado 24 de mayo de Otavalo.
Gastronomía. El delicioso plato de la fanesca ya se lo expende en el Mercado 24 de mayo de Otavalo.

Redacción Otavalo.

La fanesca es uno de los platos tradicionales de la gastronomía ecuatoriana que se lo saborea en esta época del año vísperas de la Semana Santa, y se puede encontrar en cualquier lugar de la ciudad. La fanesca es una sopa que se lo prepara con bacalao, zapallo, zambo, habas, chochos, choclo, arvejas, porotos o fréjoles, arroz, cebolla, ajo, comino, achiote, maní, leche, crema y queso.

Desde el miércoles de ceniza al inicio de la Cuaresma, doña Celinda Araujo prepara este exquisito plato que se expende en el puesto 153 de comidas del Mercado Municipal 24 de Mayo. “Esta costumbre lo mantengo desde hace 28 años; muchos de mis clientes me buscan porque saben que la venta de este tradicional plato lo hago hasta el Domingo de Pascua. La preparación de la fanesca es muy laboriosa, pero cuento con la ayuda de mis hijas, quienes me facilitan el trabajo en la elaboración”, menciona Araujo.

Preparación

“Se necesitan dos días para preparar este plato, se compra los granos y se pela el chocho, para cocinar, igualmente se pica el zambo, esto se lo hace el día anterior, al siguiente día traigo todo listo a mi lugar de trabajo, y aquí lo completo con todos los demás ingredientes que lleva la fanesca, este delicioso plato lo vendo por tan solo tres dólares con cincuenta”, comenta Celinda.

Origen de la fanesca

La “Fanesca”, popular plato preparado sobre la base de granos tiernos y pescado seco, es conocida por ser preparado a nivel nacional, durante la época de Semana Santa. Este plato tuvo su origen en la época prehispánica, en la celebración del Mushuk Nina o día del Fuego Nuevo que dentro del calendario original de los pueblos y con motivo del Equinoccio en el mes de marzo, simboliza el inicio de un nuevo ciclo de vida del nuevo año.

Este plato llevaba el nombre quichua de “Uchucuta” que significa granos tiernos cocidos con ají y hierbas. Llevaba arvejas, habas, mellocos, choclo, fréjol, zapallo y zambo. De esta manera, se aprovechaba la temporada de cosecha de granos tiernos, la misma que daba comienzo desde el mes de febrero con los festejos del Pawkar Raymi. Se cree que posiblemente la “Uchucuta” era acompañada con carne de cuy silvestre. Con el paso del tiempo, esta preparación tomó el nombre de “Fanesca” y se le otorgó un simbolismo cristiano. (PMHR)

El dato
Este tradicional plato se puede encontrar a un precio que van desde los tres dólares con cincuenta centavos hasta los cinco dólares.