Industria camaronera arrasa manglares

Por Diego Cevallos*

MICO
El nero de estanques camaroneros en Ecuador, Honduras y Mico se multiplica para lucro de sus dues, pero tambi aumenta la destrucci de manglares, bosques costeros protectores que tienen influencia en la vida de 70 por ciento de los peces y crusteos de inter comercial.

En los timos 12 as, las piscinas donde se crn camarones, gran parte de ellas ubicada en lugares que antes eran manglares, crecieron vertiginosamente hasta causar «significativos problemas ambientales», indicel Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Esa agencia difundia propito del D Mundial del Medio Ambiente, que se celebra mana domingo, el documento «Un solo planeta y mucha gente: Atlas de nuestro cambiante medio ambiente», realizado con base en tomas satelitales.

En las imenes salta a la vista que en el caso de Amica Latina, las camaroneras de Ecuador y Honduras arrasaron con el manglar. En el primer caso en el golfo de Guayaquil y en el segundo en el de Fonseca, en el Ocno Pacico, compartido por Honduras, Nicaragua y El Salvador.

«Los criaderos de camar y los estanques se han multiplicado, tapizando el paisaje, y se han despejado manglares, defensas costeras naturales y viveros para peces libres, para ocuparlos como criaderos», apunta el documento.

No aparece en las imenes Mico que, detr de Ecuador y Honduras, es el m importante productor de camar «cultivado» en el continente americano, pero la destrucci de su manglar tambi es grave, seg ambientalistas.

Impacto ecolico

En Honduras la superficie que ocupan las camaroneras pasde mil 450 hecteas en 1986 a 10 mil 500 hecteas actualmente.

Seg cifras del Banco Central hondure, la exportaci de camar cultivado significingresos de 152 millones de dares en 2004. Esa actividad genera unos 24 mil 750 empleos, informa Tierramica Alberto Zelaya, miembro de la Asociaci Nacional de Acuicultores.

Pero la expansi de las camaroneras tambi causun grave impacto social y ecolico en Honduras, dijo a Tierramica Sa Montar, portavoz del no gubernamental Comitpara la Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca.

«En lo social hubo marginaci y desalojo de familias pesqueras en las zonas de cultivo, pdida de acceso a sitios tradicionales de pesca y un descenso en la explotaci pesquera», apunt

En materia ambiental hubo «un abuso en la introducci de miles de toneladas de nutrientes (para alimentar a los camarones de cultivo) que incidieron en la pdida de calidad de las aguas y la destrucci de amplias zonas de manglar», explicMontar.

Regulaciones insuficientes

Los activistas ecuatorianos hondures y mexicanos sostienen que las regulaciones ambientales dictadas en sus paes para las camaroneras son insuficientes, se violan o simplemente se ignoran.

Los mexicanos, por ejemplo, temen que la destrucci del manglar avance ridamente en los primos as debido a insuficiencias legales.
En Mico, los manglares ocupan hoy 886 mil 760 hecteas, o
sea 69 mil 389 menos que en 1993, mientras la producci de camar en piscina pasde 30 mil toneladas en 2000 a 60 mil en 2004.

Un problema mundial

Pero el problema no es privativo de paes latinoamericanos.
La superficie de manglares en el mundo se redujo en las timas dadas 35 por ciento, para llegar a unos 17 millones de hecteas.

La destrucci avanza a una tasa anual de 2,1 por ciento, ritmo superior al 0,8 por ciento con el que desaparecen los bosques tropicales, de acuerdo con estudios recogidos por Greenpeace.

Las principales causas de la desaparici de este ecosistema son, en orden descendente, acuicultura y construcci de granjas camaroneras, deforestaci, alteraciones y obstrucci del flujo de agua, cambio de uso de suelo y contaminaci con herbicidas.

Los manglares, hoy convertidos en uno de los ecosistemas m amenazados en el mundo, brindan numerosos beneficios.

El 60% de los peces que se capturan en el mar nacio se reprodujo en manglares, o dependide alguna manera de ellos, selan estudios realizados en Mico.
Por cada hectea de manglar destruido se calcula una pdida anual de 757 kilogramos de peces de importancia comercial, indican.

Los manglares suplen de humedad a la atmfera y al hacerlo se convierten en fuente de enfriamiento natural para las comunidades cercanas. Adem, protegen las costas de inundaciones y de los efectos destructivos del oleaje y el viento de huracanes y tormentas.

Ecuador

Manglares

363 mil hecteas originalmente.

108 mil quedaban en el 2000.

* El autor es corresponsal de IPS. Con aportes de Juan Carlos Frs (Ecuador) y Thelma Mej (Honduras.