Hambre supera a la semaforización

Actualidad. Los parqueaderos de la ciudad volvieron a llenarse de carros, pese a que la emergencia continúa.
Actualidad. Los parqueaderos de la ciudad volvieron a llenarse de carros, pese a que la emergencia continúa.

Desde esta semana los cuidadores de carros volvieron a las calles para ganar algo de dinero.

La mascarilla reemplazó el pito que utilizaban las personas que estacionan carros en el centro de Santo Domingo. La emergencia sanitaria continúa y el semáforo todavía no cambia de color, pero la necesidad de mantener a sus respectivas familias los obliga a reactivarse para llevar el pan diario.

Ramón De la Cruz empezó desde el lunes en la calle Quito y Pallatanga, lugar que hasta la semana anterior lucía desolado pero hoy en día volvió a colapsarse de carros. “Algunas veces vine a sondear, pero no había nada. Ahora ya me quedo porque encontré llena la cuadra y tengo que aprovechar para ganar algo de dinero”.

La movilidad se incrementaría si el 17 de mayo cambia la semaforización en el cantón.Tiene miedo, pero también necesidades que cubrir en su casa. Manifestó que los ahorros se terminaron y no tuvo otra opción que volver a las calles, más aún cuando diariamente aumenta la movilidad de vehículos en el casco urbano.

Las jornadas no han sido excelentes, pero no se queja porque entiende que solo puede estar hasta las 13:00. “El primer día me hice 15 dólares, ayer 10 y hoy 5, que ya sirven para comprar comida”.

Más

José Pérez trabaja en la avenida Esmeraldas y sus principales clientes son las personas que van al mercado. “Me va bien porque muchas calles están cerradas y las personas solo pueden acceder a pie. Sí, tengo miedo, pero uso la mascarilla para protegerme”.

Hay otras personas que recorren la parte céntrica para ubicar un espacio en el que puedan trabajar. Sin embargo; constantemente cambian de plaza por los bloqueos que se realizan en varias intersecciones de la ciudad. (JD)

Inseguridad

Andrés Rivera cree que es importante que los cuidadores de carros vuelvan a trabajar, adoptando todas las medidas de bioseguridad. Él ayer dejó su camioneta estacionada en la calle Riobamba y en cuestión de minutos le robaron los tapacubos de las llantas posteriores.