El consumo de hogares se hunde y profundiza el estancamiento de la economía

AJUSTES. El ingreso por ecuatoriano se ha reducido en $184,81, por lo que las familias compran menos y priorizan gastos.
AJUSTES. El ingreso por ecuatoriano se ha reducido en $184,81, por lo que las familias compran menos y priorizan gastos.

Uno de los principales pilares del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) es el consumo de los hogares. Pero la capacidad de compra de las familias ecuatorianas se ha ido reduciendo de manera constante en los últimos años. Si no aumenta la demanda por bienes y servicios, las empresas producen menos y requieren menos personal. Con eso, se completa el círculo vicioso de baja actividad económica, poco empleo de calidad y menos ingresos.

Para 2020, según organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el crecimiento económico de Ecuador será, en el mejor de los casos, entre 0,1% y 0,2%. El Banco Central es un poco más optimista y establece un incremento del PIB del 0,7%. Solo a Argentina y Venezuela les irá peor, con caídas del 1,3% y 11%, respectivamente. Esta realidad se refuerza en el progresivo deterioro del dinamismo de los hogares. Así, entre 2001 a 2006, el consumo de ese sector creció a un promedio del 3,5% anual y aportó con el 73% del crecimiento de 4,8% en el PIB. De 2007 a 2014, las compras de las familias aumentaron en 2,5% y su aporte al aumento de la producción cayó al 57%.

En los últimos años el PIB de Ecuador se situado sobre los 100 mil millones de dólares.

En estos cinco años
Desde 2015, según Santiago García, economista y docente de la Universidad Central, ese aporte se desplomó y el gasto de los hogares apenas subió 0,5%. En 2019, el porcentaje fue el más bajo de los últimos 20 años con apenas el 0,1%.

EL DATO
Durante los últimos 18 trimestres, el PIB solo creció en promedio, 0,4%. “El deterioro del mercado de trabajo, mediante el incremento del empleo informal, se relaciona con la caída de la producción, que a su vez provoca una reducción importante de los ingresos y del consumo”, dijo.

Ya son 18 trimestres seguidos de un crecimiento promedio del 0,4%, el cual es inferior al aumento anual del 1,6% en la población. El PIB per cápita, sin incluir el efecto de la inflación se redujo, desde 2014, de $4.394 a $4.210; es decir, cada ecuatoriano disminuyó su poder adquisitivo en $184.

La clase media, en riesgo
Alrededor de 6 millones de ecuatorianos son parte de la clase media. Una familia típica dentro de este segmento tiene un ingreso mensual de alrededor de $860. El aumento de la informalidad y el desempleo ha golpeado fuertemente ese ingreso.

Rosalía Vergara, trabajadora y madre, explicó que su esposo perdió su trabajo en el último año, por lo que el ingreso familiar se redujo a la mitad. “Hemos tenido que ajustar todos los gastos. Las prioridades son la comida y la educación”, aseveró. (JS)