Allanan IESS de Babahoyo por  presuntas irregularidades

Investigación. La Fiscalía en conjunto con la Policía allanó al atardecer de hoy las instalaciones del IESS-Babahoyo.  
Investigación. La Fiscalía en conjunto con la Policía allanó al atardecer de hoy las instalaciones del IESS-Babahoyo.  

Ocurrió al atardecer de hoy luego de que Diario La Hora publicara una noticia donde se mostraban algunos contratos con presuntos sobreprecios.

El personal médico y administrativos del hospital del IESS del cantón Babahoyo se sorprendieron al atardecer de ayer luego que observan la presencia de más de una docena de policías ingresar a las instalaciones acompañados de personal de la Fiscalía.

El allanamiento se ejecutó luego de que salieran a la luz unos contratos de adquisición de insumos y trajes para el personal que ejerce labores de riesgo 2019-2020 presentaran supuestas irregularidades. Y que fueran publicados en nuestra edición de Diario La Hora.

Por ejemplo, en el contrato IESS-HBABAHOYO –SIE-102-2019 PROCESO Nº SIE-IESS-HB-069-2019, se observa la compra algunos ítems, como por ejemplo el número 7, que consta de 55 pantalones de trabajo con cintas reflectivas, por 94 dólares cada unidad, cuando en el mercado nacional, una prenda de esa misma característica oscila entre los 16 dólares.

Mientras que, máscaras para soldar, son constan a 67 dólares; chompa de alta visibilidad de poliester, 105 dólares, guantes de seguridad de fibra nylon, 46 dólares, entre otros.

En este mismo proceso, en el ítem número 1, consta la compra de 50 pares de botas de seguridad con punta en fibra de vidrio, por un valor de 238 dólares cada par, cuando el valor referencial en el mercado es de 59,99.

Pero esto no es todo, pues en otro contrato, IESS-HBABAHOYO –SIE-095-2019 PROCESO Nº SIE-IESS-HB-043-2019, refleja la adquisición de 10 toners para impresora, por 105 dólares cada unidad, cuando en el mercado, el mismo equipo se lo puede conseguir hasta en 33 dólares.

La casa de salud fue acordonada por el personal policial y no se permitió el acceso ni salida de ninguna persona. Mientras que, las áreas administrativa eran requisadas.

Algunos de los médicos pensaron que se trataba de un homenaje como ya se había acostumbrado a realizar; sin embargo, se quedaron asombrados al ver el retiro de las computadoras y otros equipos de trabajo.

De acuerdo con los funcionarios de la Fiscalía desde este momento arranca la investigación para tratar de comprobar algún tipo de irregularidades.