Alcalde de Zamora se defiende de acusaciones

Héctor Apolo, alcalde de Zamora, dijo que es un hombre de principios.
Héctor Apolo, alcalde de Zamora, dijo que es un hombre de principios.

Afirma que jamás conoció México

El tres de enero será la última reunión para conocer el informe jurídico y las pruebas de descargo de los aludidos.

Loja, La Hora

Héctor Apolo, alcalde de Zamora Chinchipe, asegura que no conoce México, país al cual viajaron 18 personas, en septiembre pasado, supuestamente como funcionarios del Municipio. Seis de ellos, según investigaciones realizadas, aprovecharon la situación para ingresar al país azteca y desde allí alcanzar ilegalmente Estados Unidos.
Paulina Tapia, William Esparza, Luis Amable Duque y Over Revilla, concejales, presentaron esta semana un informe donde señalan que estas personas viajaron al exterior asomando como si fueran funcionarios. En el informe además se señala la suplantación de identidad, con sellos incluso del Municipio.
«Yo puedo demostrar que no viajé a ese país. El Cabildo dice que negó invitación pero ésta ni siquiera hubo», dijo Apolo. Contrariamente, señala que el distrito de Cuauhtémoc (México) formuló una invitación en marzo y el Cabildo dijo que no había dinero para el viaje.
«En esa ocasión el concejal Galo Camacho señaló que quería irse y con un oficio le indiqué que podía asistir, pero gastando de su bolsillo. La segunda invitación (septiembre) no la conocieron y a esa volvió a asistir Camacho pero a título personal», refirió Apolo.
Reconoció además que la segunda vez también viajaron sus hijos, invitados por el distrito mexicano: «No creo que cometí algún pecado al emitir un certificado indicando que eran mis hijos y que lo hice en papel membretado de la alcaldía. Ahora me quieren acusar de tráfico de influencias».
Dijo que algunas de las personas que están en la lista de los viajeros no los conoce. «En mi vida los he visto y lo extraño es que algunos de los nombre que aparecen están mal escritos».

Descargo
De acuerdo al proceso, Héctor Apolo, alcalde y el edil Camacho, tienen hasta el 3 de enero del 2006 para presentar pruebas en su defensa. Ese día conocerán las sanciones administrativa que posiblemente le serán aplicadas.
El Alcalde señaló que saldrá si «hubiere algo que valore la salida. Soy un hombre de principios, cuyos actos no pueden afectar a la moral pública».