Parroquias no clasifican basura

Los desechos de construcciones afectan en algunas zonas del área rural.
Los desechos de construcciones afectan en algunas zonas del área rural.

Otavalo

La clasificación de basura que se genera en las nueve parroquias rurales del cantón Otavalo no está en los planes de la Jefatura de Desechos del Municipio, al menos a corto plazo. La causa es que ese proceso aún no culmina en la zona urbana, donde el 40 por ciento de la población interviene en esa gestión.

Según Astrid Cotacachi, jefa del área de desechos del Municipio, la clasificación domiciliaria de basura es más compleja en la zona rural, debido a su extensión territorial. No obstante, esa posibilidad no se descarta, una vez que culmine la capacitación a los habitantes de la urbe.

En la ciudad, actualmente participan en el tratamiento de los desechos los moradores del sector norte, en ciudadelas como la Rumiñahui, Ángel Escobar, Yanayacu, Bosques de San Pedro y Los Lagos. Ellos separan la basura orgánica de la inorgánica en tachos que son suministrados por el Cabildo. Eso permite a la citada Jefatura trasladar la materia orgánica hacia las plantas de lombricultura, para la producción de humus.

En el caso de las parroquias se optó por mejorar el servicio de recolección, tanto en los cascos urbanos como en las comunidades donde es factible el acceso de los vehículos. Desde febrero del 2006, se destinará un camión adicional, para cubrir las comunas que aún no disponen del servicio, como Camuendo y Azama.

Por el momento, las afecciones al ambiente, que son producidas por la presencia de basura en quebradas y otros espacios naturales, se prevén controlar a través de las Juntas Parroquiales. Esos organismos son los encargados de coordinar con la población, para evitar esas dificultades.

Desechos
Prima basura orgánica

De las 35 toneladas diarias de basura que son recolectadas por la Jefatura de Desechos del Municipio, en todo el cantón, 16 corresponden a la zona rural.

La mayor parte de desechos que se obtiene en las parroquias y comunidades es de tipo orgánico. Una gran cantidad se utiliza como abono en los terrenos.

En las parroquias tampoco está regulado el manejo de los desechos de construcciones. No hay recolección para ese tipo de materiales.