Países barajan 2013 como fecha para acabar ayudas a exportación

Subsidios a la exportación de productos agrícolas están en negociación.
Subsidios a la exportación de productos agrícolas están en negociación.

Hong Kong, EFE

En la negociación del proyecto de acuerdo sobre la reunión ministerial de la OMC, que terminará mañana, domingo, «todos» han mencionado esa fecha, entre ellos la Unión Europea (UE), según explicaron las fuentes.

Sin embargo, no hay cerrado un acuerdo aún, las negociaciones durarán toda la noche y la aceptación de esta fecha está condicionada.

En la reunión ministerial de la OMC en Hong Kong, que se celebra desde el martes, la UE está muy presionada para fijar un plazo en el que terminen las subvenciones a la exportación.

El comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, responsable negociador de la UE, podría estar de acuerdo con 2013, pero «si hay movimientos paralelos de otros socios».

La posición europea es exigir que otras potencias como Estados Unidos limiten ciertos apoyos que otorgan a las ventas exteriores agrícolas, como los créditos o apoyos a través de ayuda humanitaria, en caso de Washington o monopolios estatales en Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

El proyecto de declaración que presentó hoy la OMC planteaba 2010 como fecha para eliminar los subsidios a la exportación, pero también deja la opción de que los países elijan que ese plazo sea «cinco años después de la entrada en vigor» del acuerdo sobre la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial.

Esta segunda posibilidad concuerda con la idea de terminar los subsidios a la exportación en 2013, pues la OMC tiene como objetivo terminar en 2006 la Ronda lanzada hace cuatro años en la capital qatarí para la liberalización del comercio mundial.

La agricultura es la parte de la negociación más polémica y que ha provocado que la reunión de Hong Kong empezara con unas expectativas más bajas, que en las próximas 24 horas tratan de resucitar los socios de la OMC.

Por otro lado, el borrador de declaración deja abiertas también cuestiones relacionadas con otros dos aspectos de la negociación agrícola de Doha (ayudas internas y acceso a mercados), aunque incluye algunas concesiones para los países en desarrollo, interesados en agricultura.

Por ejemplo, el lenguaje del borrador es «amable» para los países emergentes, con referencias a productos sensibles y mecanismos de salvaguarda para las importaciones, que protegerían las preferencias de los menos avanzados.

Además, hay referencias técnicas más incisivas para que la UE y Estados Unidos reduzcan sus subvenciones agrícolas internas.

En concreto, el texto resalta si hay un compromiso dentro de la Ronda sobre un recorte de los apoyos, afectaría en tres niveles diferentes: en primer lugar a la UE, en segundo a EEUU y Japón, y en tercero al resto.

Por otro lado, incluye referencias a la regulación de los apoyos que EEUU da a los excedentes de productos agrícolas, mediante la ayuda humanitaria y a los monopolios de Australia, aunque para la UE «hacen falta más aclaraciones», según fuentes comunitarias.

En cuanto al problema del algodón, ese texto -que todavía tiene que obtener el visto bueno de los 150 países de la OMC- sugiere que «los subsidios a la exportación de algodón serán eliminados por los países desarrollados en 2006».

Las organizaciones agrarias europeas mostraron hoy su preocupación por el rumbo que están tomando las negociaciones de la OMC, tal y como lo expresaron el COGECA (cooperativas) y las españolas ASAJA y UPA.

Los agricultores apenas reciben subsidios a la exportación, pero piensan que si se acaban esta medida perjudicará a los productos de países comunitarios como Francia e Irlanda, y a sectores como el vacuno, que inundarán los mercados españoles, con el consiguiente perjuicio.

ASAJA lamentó que este problema «se pueda unir a los malos resultados de las perspectivas financieras».