Destruyeron media tonelada de pólvora

El pasado lunes en la tarde una fuerte explosión se escuchó en Ipiales y sus alrededores. Algunas personas pensaron que se trataba de un atentado contra el Grupo cabal, que son las principales instalaciones del Ejército en la frontera colombiana.

Sin embargo, la explosión se debió a la destrucción de media tonelada de pólvora que realizaron las autoridades bajo el control y medidas de seguridad aplicadas por los Bomberos y otros organismos de socorro y prevención de desastres.

La pólvora fue incautada ese mismo día en horas de la mañana, en los barrios La Laguna y La Libertad. Según explicaron las autoridades se trató de pólvora negra o detonante cuya comercialización está totalmente prohibida por la alcaldía.

Sin embargo, los vendedores de pólvora manifestaron que las autoridades también decomisaron la pólvora permitida, ocasionándoles un grave daño económico.