Home   /   Ultima Hora

Estadounidenses en el extranjero se vuelcan en las elecciones

NOV, 02, 2008 |

Washington,  (EFE).-

Desde el bullicio de Accra, la grisura de Londres o la inmensidad de la Ciudad de México cientos de miles de estadounidenses ya han enviado su voto para las elecciones del martes, en lo que se prevé una participación récord desde el extranjero.

"Me da mucho gusto participar, porque por muchos años la política de Estados Unidos me dio vergüenza cuando estuve en el extranjero", dijo en español Christopher Humphrey, un estudiante de doctorado de 41 años, desde la capital británica.

"Por primera vez siento un poco de orgullo y creo que aquí, en Europa, no puede pasar que elijan como presidente a un negro", señaló Humphrey, quien dijo que votó por el candidato demócrata, Barack Obama.

En México, Larry Rubin apoya a su rival, el republicano John McCain, por su política de seguridad, inmigración y su defensa del libre comercio.

"Con Obama, Estados Unidos se haría proteccionista", dijo Rubin, de 34 años, quien copreside la organización Republicanos en el Extranjero, en América Latina.

México es el país en el que reside el mayor número de estadounidenses, 1,2 millones, seguido de Canadá.

Entre seis y siete millones de norteamericanos fuera de su país natal pueden votar en las elecciones del martes, según Chip Levengood, presidente de la junta de administración de la Fundación del Voto en el Extranjero (Overseas Voting Foundation).

De ellos, unos dos millones enviarán su papeleta, de acuerdo con cálculos de la organización, lo que sería récord.

"Es obvio que hay un interés muy, muy alto en el exterior", dijo Levengood, quien trabajó durante quince años en el banco de inversión JP Morgan en Madrid y ahora está jubilado.

Una muestra fue un acto convocado por las organizaciones republicana y demócrata en España para asistir al primer debate presidencial en la Casa de América, para el que se agotaron las entradas y donde hubo colas a la puerta, relató Levengood.

La información sobre las candidaturas no falta, dada la gran atención que han despertado estos comicios en todos los rincones del mundo.

En Accra, la capital de Ghana, "se enciende la radio y siempre hablan de las elecciones en Estados Unidos", dijo Deepa Ramesh, de 37 años, quien trabaja para un programa de ayuda de su Gobierno.

"Me enorgullece decir que puedo votar, incluso si estoy fuera", afirmó Ramesh.

Mientras, en Dire Dawa, la segunda mayor ciudad de Etiopía, David Machledt usa las elecciones para romper el hielo en los "bajaj" (pequeños taxis colectivos de tres ruedas) con el conductor y los otros pasajeros.

"Digo 'Amerikawi no (soy estadounidense), !Obama!' El grito de Obama siempre provoca la risa y más conversación. Se crea una sensación instantánea de acuerdo entre todos", explicó Machledt.

Los ciudadanos del resto del mundo apoyan mayoritariamente a Obama, según diversas encuestas, pero no hay datos sobre la inclinación de los estadounidenses que viven entre ellos.

Para muchos es importante el impacto del nuevo presidente en las relaciones de Estados Unidos con su país de adopción. También les guía un deseo de mejorar la imagen de su patria en el exterior, que ha sufrido durante la presidencia de George W. Bush.

Para Machledt esta elección es especialmente importante "por las guerras en las que luchamos y porque nuestra reputación está empañada en todo el mundo".

No todo voto desde el exterior vale igual, como también ocurre dentro de Estados Unidos. Las papeletas que llegan a estados donde un partido domina (los republicanos en Texas o los demócratas en Nueva York, por ejemplo) tienen un impacto mínimo.

En cambio, en los estados disputados cada voto cuenta. La elección de 2000 se decidió por sólo unos cuantos cientos de votos en Florida -y algunos demócratas nunca aceptaron su resultado- y la de 2004 por poco más de 100.000 en Ohio.

Esa experiencia ha convencido especialmente a los empadronados en los estados en liza de la importancia de su participación, según Rubin.

Otros, como Humphrey y Ramesh, saben que su parecer cuenta poco, pues ambos están registrados en Washington, donde los demócratas se llevan tradicionalmente hasta el 90 por ciento de los votos.

No obstante, ya han enviado su papeleta porque son conscientes de la importancia de los comicios del próximo martes no sólo para su país, sino para todo el planeta.

GALERIA DE VIDEOS