Pacha Samy resalta el protagonismo de las mujeres

MAR, 14, 2020 |

PERSONAJES. Las mujeres de Pacha Samy estudian los antecedentes de las etnias del país, como parte de su preparación.

El ballet folclórico nacional Pacha Samy, de Santo Domingo, hace sentir la cultura de los pueblos indígenas y tsáchilas con sus respresentaciones en escena. 

Lleva ocho años de vida artística y está conformado, actualmente, por 50 bailarines (37 mujeres y 13 varones). “Las mujeres comunican sensibilidad y dejan huella en cada actuación”, según Ángel Jumbo, director de la agrupación. “Para montar nuestros shows, he investigado los saberes, conviví con las comunas de la Sierra, Costa y Amazonía. Todo lo que aprendí en estos lugares lo aplicamos en Pacha Samy”, cuenta.

El Dato
Pacha Samy significa ‘Tierra, alegría y color’.
Antes de cada evento, ellas se ponen su vestuario tradicional, se peinan y maquillan para lucir impecables. Al salir al escenario, el movimiento de sus manos es sutil, sus cabezas realizan giros circulares, y sus pies se mueven al ritmo de las danzas ancestrales.


Maite Chiluisa, de 16 años, una de las más nuevas del equipo, explica que cuando baila se transporta al pasado y hace que pase lo mismo con el público, pues menciona que transmiten identidad. Un factor importante para lograr este ‘efecto’, es que ella, así como los demás integrantes, estudió el origen de cada etnia.

Desean demostrar el protagonismo que tienen las mujeres en lo cultural, y por esto recorren Ecuador con sus 18 coreografías enfocadas en las distintas nacionalidades de las regiones del país. Este año, la gira inició el jueves en la II Gala de la Danza y Música Ecuatoriana, en el Teatro Prometeo de Quito. 

PRESENTACIÓN. Las rosas se mezclan con los movimientos de las integrantes.

Embajadores culturales

Desde el 12 de agosto de 2012, Pacha Samy ha representado a Santo Domingo y al país con más de 300 giras nacionales y otras internacionales. Además, es considerada el ícono y embajador de la cultura tsáchila. 

Jessica Castillo lleva siete años dentro de la agrupación, ingresó por una familiar. Expresa que al inicio fue complicado aprender la parte técnica, pero su amor al arte la hizo esforzarse. “Uno se enamora más conociendo a Ecuador, toda la riqueza cultural que tiene, su gente y sus costumbres, todo ese sentimiento debe ser bien expresado”, asegura. 

Las mujeres de este ballet además tienen el reto de integrar a más jóvenes, ya que consideran que muchos prefieren hacer actividades lejanas a la cultura. (DA)

Inicios  

Pacha Samy empezó con 25 integrantes, entre danzantes y músicos. Ahora lo conforman 50 personas que se están formando como bailarines de música andina.