Secciones   /   Variedades

Cómo ganarse el amor sin etiquetas

FEB, 13, 2020 |

IMPORTANTE. Para conseguir el ‘sí’ de la otra persona, tienes que sentirte muy seguro de ti.

Lograr que a un hombre o a una mujer se le ‘llene el estómago de mariposas’ debe ser un ritual de respeto e igualdad, como cuando se enamoraba con serenatas, cartas, flores y otras iniciativas que llegaron a ser una tradición, y que los abuelos dejaron como heredad. Pero está claro que en la actualidad ya no es el varón, obligatoriamente, quien da el primer paso, ellas tienen su papel protagónico. 

Walter Riso, especialista en sicología cognitiva y magíster en Bioética, explica que el amor no se deja de construir y que para que se sostenga existen tres elementos claves: El eros: trabajar el deseo, lo que implica jugar, inventar crear y divertirse en el sexo. Segundo, la amistad; es decir, mejorar la comunicación, los proyectos comunes, reírse juntos, compartir los silencios, ser amigos. Y el tercero, no ser egoístas, cuidar del otro, preocuparse si está mal, “que el dolor del otro me duela”.

Con la premisa del respeto mutuo, te contamos cómo conseguir ese corazón que deseas. 
 

Proyecta seguridad
No importa si eres hombre o mujer, existen ‘trucos’ que sirven para todos. No seas tímido, trata de iniciar una conversación con la persona que te gusta o que te ha llamado la atención. Es recomendable que al comenzar, no hables de cosas profundas ni complicadas. Además, no seas tan intenso, o como lo llaman ahora, ‘tóxico’. Encuentra un equilibrio entre el tiempo que dedicas a escuchar y al que tú hablas. 

Trata de aprender lo que puedas acerca de ese ser tan especial, por lo que sería bueno que hagas preguntas sobre su personalidad, lo que le gusta y de sus opiniones. Pero mientras lo haces, no dudes, no adules y muéstrate muy seguro. Compórtate tal y como eres, pero en medio de  eso trata de hacer reír a la otra persona y no pierdas la capacidad de reírte de ti mismo. (PT)

Para ellos
° Existen varias técnicas eficientes para conseguir la atención de una mujer. Aprovecha cualquier situación para sacar a la luz tus conocimientos y poder impresionar a la chica de tus sueños. Pero no debes sobrepasarte, porque a casi nadie le gusta un ‘sabelotodo’ o un ‘teatrero’. 

Hay mujeres a las que les agrada ser tomadas en cuenta por unos brazos que las hagan sentir seguras, por eso, algo válido es ir al gimnasio para estar esbeltos, más allá de un estereotipo.

Lo de consejero fiel que siempre está pendiente de todo lo que le sucede a la otra persona, puede ser un arma de doble filo, pero también puede ser positivo. Sin embargo, con esto se obtiene, en muchas ocasiones, solo una linda amistad.
 

Para ellas
°  La seducción ya no es un tema exclusivo de hombres.

Para lograr el éxito, hay que aprender a combinar los diferentes ingredientes que permitan dar con la fórmula exacta. Para empezar, cada una debe saber que tiene el poder de elegir y que con pequeños pasos podrá conseguir que cualquier persona le haga caso. 

Mostrar una actitud segura, es decir, no apenarse con nada, es útil. No obstante, esto requiere de una gran preparación y una imagen impecable. Comienza con unas cuantas miraditas atrevidas y unos movimientos sugerentes que se acompañen de una sonrisa perfectamente estudiada. Entonces, puedes mostrarte dulce .

Como sugerencia, crea una imagen fuerte en la que el maquillaje, un buen perfume, bonita ropa y posturas elegantes sean el punto en el que todos se fijen. 
 

En tiempos del feminismo
° La sicóloga Mariana Álvez, en El País de Uruguay, dice que el cortejo no debe verse como complicado en la actualidad. “Las generaciones más jóvenes la tienen más clara, pero creo que existe un tema que hay que aclarar: las mujeres feministas no están en contra de la galantería. Si alguien las invita a cenar o al cine, no es una ofensa. Todo lo que sea desde el respeto está bien”. Agrega que el acoso callejero, gritarle o decirle algo grosero, no está bien. Pero si alguien se acerca respetuosamente en un bar, te pregunta tu nombre, te habla bien y te dice algo agradable, no habría ningún problema. “Los inconvenientes aparecen cuando una mujer dice no y él sigue insistiendo, se pone pesado”.