Secciones   /   Cultura

La FIL se acerca a completar su nueva lista de invitados

NOV, 15, 2019 |

ENCUENTRO. La Feria se realizará en el Centro de Convenciones Bicentenario. (Foto: Archivo La Hora)

La Cámara Ecuatoriana del Libro difundió la lista de escritores que confirmaron su participación en la Feria Internacional del Libro de Quito (FIL), a realizarse del 18 al 22 de diciembre. El evento, previsto para este mes, fue aplazado por los retrasos que generó el paro nacional de octubre. Mientras que varios nombres importantes fueron eliminados del programa, una cantidad considerable de ecuatorianos se sumó a la nueva propuesta. 

En la última actualización del listado, el número de autores confirmados sobrepasa los 80, con más de 50 ecuatorianos. “Para mí siempre fue importante la presencia nacional. Esto es resultado de lo que quiero que sea la FIL: un homenaje a la literatura ecuatoriana”, dice María Fernanda Ampuero, gerenta del Plan Nacional del Libro (PNL). 

Las nuevas voces complementan una delegación nacional menos centralizada: “Se buscó que todas las ciudades estén representadas, que venga gente de todas las regiones”. Con una perspectiva que resalta la pluriculturalidad, se sumaron los nombres de la poeta shuar Raquel Antún, la poeta kayambi Sarawi Andrango y el poeta otavalo Inkarri Kowi, entre otros.

También destacan autores como Roy Sigüenza, Sara Montaño, Jorge Dávila Vázquez, Roger Icaza y Adolfo Macías. Entre las novedades internacionales están la narradora uruguaya Fernanda Trias, el editor español Juan Casamayor y el autor argentino Luciano Lamberti. 

Algunos invitados destacables que se mantienen son Sabrina Duque, Tamara de Anda y Ricardo Liniers. La agenda de actividades se enviará a los autores la próxima semana.
 

Antecedentes
‘Asómate y asómbrate’ es el lema bajo el que Ampuero presentó en septiembre la XII edición del encuentro literario. 

Con enfoque en los ‘autores de la diáspora’, se planteó establecer la FIL como un espacio de diálogo sobre el éxodo venezolano, y conmemorar los 20 años desde nuestra propia migración masiva, desatada por la crisis de los 90. 

Así, el encuentro priorizó la participación de ecuatorianos que residen en el exterior, como una invitación a los lectores nacionales para conocer y valorar su trabajo. Además, el segundo país con mayor número de invitados fue Venezuela. 
 

Cambios
El anuncio de los autores confirmados generó gran expectativa al incluir nombres gigantes de la literatura en español; no obstante, el cambio de fecha causó varias cancelaciones. 

La ausencia más notoria en la nueva lista es la de la narradora argentina Samanta Schweblin, una de las voces jóvenes más aclamadas a escala mundial, quien estaba invitada a participar en el I Encuentro Internacional de Cuentistas ‘Pablo Palacio’. 

Tampoco están Mónica Ojeda ni Mauricio Javier Cárdenas, guayaquileños que han triunfado en el exterior luego de aparecer en la lista Bogotá 39, del Hay Festival.

La comitiva venezolana se queda sin Boris Muñoz, editor del New York Times en Español, y Rodrigo Blanco, ganador de la Bienal Vargas Llosa 2019.  De seis representantes, el país pasa a tener dos: Juan Carlos Méndez Guédez y Lena Yau. 

Sobre la pérdida del protagonismo venezolano, la gerenta indica que “la idea es la diáspora en general y el tema se mantiene”. En cuanto a la tradición de asignar un país o provincia invitada, explicó que “este año el país invitado es Ecuador”. 

También declinaron la invitación la poeta ecuatoriana Lupe Rumazo, residente en Venezuela, quien iba a ser homenajeada; María Auxiliadora Balladares, ganadora de la Lira de Plata en el Festival de la Lira 2019; y Raúl Vallejo, que recibió la semana pasada el Premio de Novela de la Real Academia Española. (AA)

FRASE

La FIL tiene un equipo de lujo. Se levantó de la nada. Se confirmó un cartel de primera”. Sabrina Duque, cronista invitada. 
 

Más Noticias De Cultura

La vocalista de Swing Original Monks lanza su primer sencillo como solista

Viernes, 20 de noviembre de 2020 | | En esta nueva faceta experimenta con géneros como el bolero y el porro, que fueron la banda sonora de su infancia en Colombia.