Cartas al Director...

OCT, 26, 2019 | 03:00 - Por La Hora Diario

Una fe de erratas

En la edición de ayer, jueves 24 de octubre de 2019, sección Gente, página A11, se deslizó un lamentable error. Allí, en una de las fotografías de los alumnos de la Unidad Educativa Particular Cordillera, se hace constar en el pie como Yulissa Lara cuando lo correcto es Julio Francisco Lara Figueredo.

En este sentido, ofrecemos disculpas a nuestros lectores y particularmente a quienes se sintieran aludidos por el error estrictamente involuntario.

La Redacción  


El gobierno de todos

Hace poco tiempo, el Ecuador atravesó por una serie de manifestaciones  y protestas sociales, para algunos violentas para otros necesarias, ¿por qué el decreto ejecutivo 883 no fue aceptado por los ecuatorianos?

Mi respuesta es simple: el gobierno tomó decisiones sin dialogar con los diferentes movimientos sociales, las organizaciones políticas, sectores económicos y sociedad civil.

El liderazgo de hoy es colectivo, debe ser: “el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” (Abraham Lincoln) y para ello debemos hacer uso de los mecanismos de participación ciudadana y control social, que se postulan en nuestra Constitución de la República  y la Ley Orgánica de Participación Ciudadana,  todo con la única finalidad de llegar a acuerdos y  compromisos por nuestro país.

Fueron momentos difíciles para la democracia, pero debemos recordar que a pesar de nuestras diferencias, formamos parte de una bella nación llamada Ecuador, tenemos que ser la unidad en la diversidad para lograr bienestar, progreso y desarrollo. ¡El gobierno es de todos!

Marcos Valle

[email protected]  

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Cartas al Director

Alta cirugía

| A propósito del último informe presentado por el Presidente de la República a la Asamblea Nacional, y la promesa de alta cirugía a la corrupción venga de donde venga, luego de tres años de ejercicio del poder...

Hay que entender

| Que perder el trabajo es más fuerte que el miedo a la propia muerte; Y el abuso, el robo, la desigualdad de no tener un pan en la mesa. Tú lo criticas con tu mesa llena.