Secciones   /   Curioso

Un diente permitió que surfista supiera qué tiburón lo mordió

AGO, 11, 2019 |

PERSONAJE. Lei Yang, a cargo del laboratorio del Programa de Investigación de los Tiburones de Florida, con sede en Gainesville. (Foto: EFE)

Redacción MIAMI

EFE

Poder determinar qué especie de tiburón atacó a una persona no solo ayuda a las víctimas a “cerrar” algo difícil de olvidar, como le ha ocurrido 25 años después a un surfista que fue mordido en un pie en 1994, también es útil para diseñar medidas de protección en playas y otras zonas costeras.

La ciencia le ha permitido a Jeff Weakley saber con certeza que fue un tiburón de puntas negras (Carcharhinus limbatus) el que le mordió en Flagler Beach, en Florida, hace un cuarto de siglo.

La clave ha sido un fragmento de un diente de su atacante que le quedó alojado en el cuerpo y descubrió en 2018 cuando se apretó lo que parecía ser una ampolla en el pie.

Weakley envió el trozo de diente al Programa de Investigación de los Tiburones de Florida, con sede en Gainesville (norte del estado), donde lo analizaron genéticamente y concluyeron este año que se trató de un “puntas negras”.
 

Investigación
Gavin Naylor, director del programa, que forma parte de la Universidad de Florida y de su Museo de Historia Natural, dice que a ellos les “sorprendió” tanto la historia del diente alojado en el surfista como el que, a pesar del tiempo transcurrido, hubiera restos de ADN aptos para analizar.

De la misma manera se sorprende quien hoy en día lee el resultado de la investigación, que fue publicada en julio en un medio especializado, “Wilderness & Environmental Medicine”.

EL DATO
En alrededor de un 70 % de los casos de mordidas de tiburón se desconoce de qué especie es el atacante.
Aunque, en realidad, no era la primera vez que el Programa de Investigación de los Tiburones de Florida analizaba parte de la dentadura de un escualo que atacó a una persona.

Weakley leyó en los diarios acerca de un diente de tiburón que quedó en la pierna de uno de los dos menores de edad que fueron mordidos por escualos en Fire Island, en Long Island (Nueva York), en julio de 2018, y cómo Naylor y su equipo determinaron que se trató de un tiburón tigre de arena (Carcharias taurus).

Esa fue la primera vez en la historia que la especie de un tiburón que había atacado a una persona fue identificada mediante análisis genéticos.

Weakly decidió que también él quería saber. “Siempre he sido curioso”, dijo en unas declaraciones que publicó la web del Museo de Ciencias Naturales de Florida.

No obstante, dudó si enviar o no el diente porque pensó que podían llegar a decirle que lo que le había mordido era un “arenque”, “algo realmente humillante”, según dijo con humor.
 

Descubrimiento
Naylor dice que igual es importante saber qué animal terrestre te ha mordido, si “es un perro o un loro”, para saber cómo protegerte, también lo es en los tiburones, de los que se conocen alrededor de 530 especies.

Entre otras cosas, cuando uno sabe de qué especies son los tiburones que están atacando en una determinada área, cómo conocer de qué animales se alimentan puede, por ejemplo, prohibir la entrada en el mar de personas si hay bancos de esos peces alrededor, señala el científico cuando se le pide un ejemplo concreto.

En el caso del fragmento de diente que le quedó al surfista como recuerdo de su interacción con uno de los animales que más terror despiertan en el mundo lo sorprendente es que su sistema inmunológico no se hubiera deshecho de ese objeto intruso antes.

Según explica la web del Museo de Ciencias Naturales, Lei Yang, a cargo del laboratorio del Programa, extrajo ADN del tejido pulposo del resto de diente enviado por Weakley, lo purificó, lo fragmentó y colocó en cada lado de cada una de esas pequeñas piezas marcadores moleculares para buscar las secuencias necesarias para identificar la especie.

Las secuencias escogidas fueron luego cotejadas con bases de datos de información genética de tiburones y rayas para determinar que Weakley fue mordido por un puntas negras.